Provincia de Barcelona


Castillo de Boixadors
(Sant Pere Sallavinera, Anoia)

41º 46,230'N ; 1º 34,486'E      




El término de Boixadors aparece por primera vez en 1015, cuando el obispo de Vic donó al levita Guillem de Oló el lugar de Segarra, que limitaba con Boxcadossa. Tenemos constancia de la nisaga Boixadors desde el 1100, cuando aparece documentando Bernat Bonfill de Boixadors. A pesar que parece evidente, no encontramos una vinculación directa entre esta familia y el castillo en los testamentos o en las donaciones hasta el siglo XIV. En este siglo se crea la baronía de Boixadors.


El origen del castillo lo encontramos en la torre circular, que preside el cerro y es el único elemento que se conserva de época románica. Ésta se levantó en el siglo XI. Actualmente mantiene unos 15 metros de altura y más de 7 metros de diámetro.


Interiormente está dividida en tres plantas, la inferior está cubierta por una bóveda de piedra, y no es accesible. Los otros dos niveles están separados también por bóvedas de piedra. La del primer piso tiene una abertura en la parte central, que permitía la comunicación con la segunda planta, mientras que una escalera metálica permite acceder actualmente a la azotea, gracias a una abertura en el lateral de la torre.


La torre tiene dos puertas de acceso, orientadas a levante y una encima de la otra. En realidad creemos que el acceso era la puerta del primer piso, situada a unos 3 metros de altura. Está formada por un arco de medio punto, reseguido por otro de losas finas y algunas dovelas de un segundo arco.


En el segundo piso encontramos una puerta de similares características, que actualmente se ha convertido, gracias a una pasarela metálica, en el acceso a la torre. Por similitudes con otras torres, creemos que en su momento, esta puerta no era para acceder a la torre, si no para salir a algún cadalso o estructura defensiva de madera. Sin embargo, no vemos agujeros donde debería ir sujeta esta estructura, por tanto: ¿para qué servía esta puerta? ¿Puede ser este que éste fuera el acceso a la torre? Entonces, ¿qué sentido tendría la puerta inferior?


En el resto de la torre sólo hay una ventana en forma de aspillera, orientada hacia el sur, abierta en el segundo piso. El arco de medio punto exterior está tallado en un único bloque de piedra.


Hacia el año 1300 y cuando era el señor Berenguer de Boixadors, se amplió considerablemente el castillo, pues la familia se convertido en poderosa y también era señor de Sant Mateu de Bages y veguer de Cervera y Tàrrega. El pequeño núcleo que rodeaba a la torre circular se amplió a un recinto de planta rectangular, con numerosas estancias y con dos entradas por el lado oriental.


En la segunda mitad del siglo XIV se vuelve a ampliar el recinto por levante, con la construcción de una gran sala cubierta con bóveda de cañón, destinada a usos residenciales. Es el momento de la creación de la baronía de Boixadors.

Años más tarde, en 1425, Ramon Berenguer de Boixadors murió sin descendencia y la baronía pasa a manos de su hermana, casada con Arnau de Foixà. Será ya bajo el dominio de los Foixà, que se decide ampliar nuevamente el castillo hacia mediodía y levante, construyendo una nueva sala y una nueva muralla exterior.


Ya en el siglo XVI se reforman las estancias del castillo, especialmente las del lado norte y oeste, donde se ubican la cocina, el horno de pan o el lagar. A partir de este, momento las reformas son constantes, pues el castillo había perdido su valor defensivo y residencial y se adapta para usos agrícolas.

En 1934, los descendientes de los Foixá vendieron el castillo a un particular, que terminó abandonando en 1947. Los propietarios cedieron el castillo al ayuntamiento de Sant Pere de Sallavinera en 1971, con la condición .que se restaurara y tuviera un uso. Desde entonces, el ayuntamiento y la Diputación de Barcelona han llevado a cabo diversas campañas arqueológicas y de restauración del monumento.

Accedemos al castillo por el lado sur, por una puerta abierta en la planta baja, de arco de medio punto hecho con grandes dovelas. Encima, pero ya en el segundo piso, vemos los restos de un matacán.


Una vez cruzada la puerta, accedemos a la sala principal del castillo. Esta presenta un arco de diafragma, reconstruido durante la restauración, que divide la estancia en dos partes. También estaba dividida horizontalmente en dos plantas y ha sufrido numerosas alteraciones con la apertura de ventanas y balcones y con varias compartimentaciones.


En el lado de poniente vemos otro gran arco, que antiguamente estuvo dentro de la sala, pues los muros norte y sur llegaban hasta la torre circular del siglo XI. En algún momento se recortó la longitud de la nave y se cerró este arco, que se volvió a abrir durante la restauración.


En el sector más cercano al muro de levante, durante las excavaciones hechas en torno al año 2000, se localizó bajo la sala parte de las murallas que se construyeron a principios del siglo XIV y que la construcción actual enterró. En este sector se conserva parte del pavimento de la rampa de entrada que tenía el castillo antes de construir esta gran sala y modificar el acceso.


Esta planta baja servía como distribuidor para el resto de estancias y sectores del castillo. Junto a la puerta de acceso al castillo encontramos otra puerta dovelada, que nos conduce a un cuerpo añadido posteriormente, de planta cuadrada y que ha perdido el piso superior.

Muro sur de la sala principal   Puerta y estancia en el sur de la sala principal

Desde esta sala se accede a otra estancia rectangular, en la que podemos ver los restos de la pilastra donde se apoyaba un arco, hoy desaparecido. También se conservan un par de aspilleras. A su lado hay otra sala, esta mucho más larga y paralela al muro sur de la fortificación.


En un nivel superior encontramos dos estancias más y que llegan hasta la torre circular. Estas han sufrido muchas modificaciones a lo largo de los siglos. Junto a una de ellas encontramos el lagar, de cuando el castillo se transformó en un edificio agrícola.


Si nos situamos de nuevo en la sala principal, en el lado norte encontramos otra puerta dovelada que nos comunica con otro gran espacio rectangular, que probablemente fue la sala noble que se construyó en la segunda mitad del siglo XIV. En el muro de levante se conservan tres grandes ventanales, uno de los cuales aún conserva el festejador. También en el sector este se conserva el arranque de la bóveda, que parece que era de cañón.


Por debajo de esta estancia se conservan otros espacios. Uno de estos es una especie de pasillo, que ha perdido la cubierta y que tiene una especie de nichos cuadrados adosados ​​a los muros. Estamos sin duda ante un palomar.


En el muro de poniente encontramos una puerta dovelada, que nos permite acceder a una sala alargada y cubierta con bóveda de cañón. Al norte hay otra sala, donde vemos una cubeta de decantación. Parecería que serviría para almacenar agua. Desgraciadamente, esta zona del castillo no se puede visitar por dentro y hay que conformarse viendo la parte superior de la bóveda de esta sala, al menos cuando fuimos el año 2017.


Junto a la antigua sala noble encontramos dos salas más, una de las cuales aún conserva buena parte de las losas de su pavimento. Al norte de esta cámara, encontramos otra donde hay pequeños depósitos, probablemente para guardar el vino, el aceite o el grano.


Nos quedaría para describir las estancias de poniente, que han sido muy subdivididas a lo largo de los siglos y que no nos permiten averiguar cuál era su función original. Durante la excavación de 2002 se localizaron los estribos de un arco de diafragma y una canalización que atraviesa este sector transversalmente.


En el sector norte podemos ver los restos de dos torres, una cuadrada al este y una ovalada situada en la esquina noreste. Esta última es en realidad un refuerzo de la esquina del castillo. La torre cuadrada, en cambio, si era una torre, que está dividida en dos niveles. El inferior está formado por un espacio circular de 3 metros de diámetro y cubierto con una bóveda de piedra, que tiene dos aberturas, una para el brocal y el otro para el aliviadero, pues era utilizado como cisterna. El piso superior sólo ha conservado los muros hasta una altura de un metro aproximadamente. En el muro de poniente, que corresponde con el muro este del castillo, conserva el arranque de tres arcos de diafragma, lo que hace pensar que la torre tenía un tercer piso.


A los pies del castillo, pero fuera del recinto fortificado, encontramos la iglesia de Sant Pere de Boixadors .