Provincia de Barcelona


Torre de Castellnou
(Castellnou de Bages, Bages)

41º 51,057'N ; 1º 49,802'E      




Nos encontramos ante un antiguo castillo, concebido más como una torre de vigilancia que como refugio de los habitantes del término de Buc. Este castillo se levantó hacia el siglo XI. Inicialmente el templo de Buc no tenía ninguna fortificación, pues estaba defendido por el castillo de Or, de propiedad condal. Este fue destruido totalmente por las tropas de Almanzor en el año 999. La destrucción fue tan importante, que los condes decidieron no reconstruirlo. De esta manera el término de Buc quedó desprotegido y por eso se optó por construir un castillo nuevo. Algunos estudiosos dicen que esta fortificación era este castillo, pero a raíz de la recuperación de la antigua rectoría de Sant Andreu como cementerio municipal, se descubrió un muro de cierre hecho con Opus spicatum y por tanto todo parecería indicar que el castillo nuevo era aquel y no esta torre, que sólo haría las funciones de torre de vigilancia. Sea como sea, el año 1001 ya encontramos documentado el término como Castell Nou, que irá sustituyendo el nombre de Buc con el paso de los años.


El dominio eminente era de los condes de Barcelona. Posteriormente sabemos que desde principios del siglo XI el dominio feudal está en manos de la familia Balsareny, pero pronto volvió al condado de Barcelona. En 1187 fue donado a Arbert de Castellvell, pero creemos que no duró mucho tiempo en manos de esta familia, pues 1246 el rey Jaume I lo permutó con el obispo de Vic por una serie de bienes en el reino de Valencia. La mitra de Vic mantuvo este castillo hasta la desaparición de los señoríos en el siglo XIX.

El castillo era básicamente una gran torre circular, actualmente medio hundida. Se asienta directamente sobre la roca y actualmente tiene una altura de unos doce metros, aunque seguramente era más alta. Sus muros tienen un grosor a nivel del suelo de casi dos metros y medio. Esta gran anchura de los muros no dejaba mucho espacio dentro de la torre, pero como hemos comentado su función era la de controlar el territorio, no de cobijar a gente. Estaba dividido internamente en tres niveles como podemos deducir de los adelgazamientos de los muros.


En uno de los lados de la torre vemos un gran boquete, que nos hace sufrir por su integridad.


Desgraciadamente son numerosos los bloques de piedras que se han ido desprendiendo de la torre y que podemos encontrar en sus alrededores.


A los pies de la torre y hacia el sur se pueden ver los restos de una construcción rectangular de la que se desconoce su función.