Provincia de Barcelona


Sant Cugat del Racó
(Navàs, Bages)

41º 53,858'N ; 1º 48,780'E      




También conocida como Sant Andreu Salou, esta iglesia se encontraba dentro de un alodio situado en lugar de Ecclesias Clavatas y que ya estaba documentado en 925. Un año más tarde el conde de Cerdanya Miró II hizo donación de esta parroquia en su testamento al monasterio de Ripoll. Fue una de las posesiones de este cenobio hasta el año 1835, cuando a raíz de la desamortización pasó a la jurisdicción del obispado de Solsona. Actualmente mantiene la condición de parroquia, aunque la perdió temporalmente.


De la iglesia prerrománica de esta época se han encontrado los cimientos del ábside bajo el presbiterio actual.

El año 1040 la encontramos documentada como Sant Cugat de Castelldral, pues se encontraba dentro del término de esta fortificación, pero ya en 1293 aparece como Sant Cugat del Alou, haciendo referencia al alodio que tenía en este lugar el monasterio de Ripoll. De aquí viene el otro nombre con que se le llama: Sant Cugat de Salou. En 1689 está documentada como Sant Cugat del Racó, nombre con que es conocida actualmente.


Sorprende encontrar un templo de estas características en este lugar, aparentemente poco relevante. El motivo principal es la rivalidad existente entre el monasterio de Ripoll y el de Sant Llorenç prop Bagà, que tenía el control de la vecina iglesia de Santa Maria de les Esglésies, inicialmente también de grandes dimensiones


El templo actual es en esencia el que se construyó en el siglo XI, si bien anteriormente ya hubo una iglesia en este lugar. De esta primera edificación se conservan los cimientos de la cabecera, que era de planta trapezoidal, un tenante de altar y dos capiteles.

Los dos capiteles se conservan en el Museo Comarcal de Manresa y se cree que formaban parte del arco triunfal del templo prerrománico. Se cree que eran iguales, a pesar de que uno de ellos está muy deteriorado. Están decorados con motivos vegetales, a base de hojas lanceoladas y flores de siete pétalos circunscritas en el cimacio.


La iglesia tiene planta de cruz griega. Ambas naves tienen casi la misma altura y están cubiertas con bóvedas de cañón


Originariamente el templo estaba rematado por levante con tres ábsides semicirculares.


El central conectado directamente a la nave y dos de menores dimensiones abiertos en los brazos del transepto. El del lado sur fue derribado en el siglo XVII para construir una sacristía.

Ábside norte   Ábside central   Ábside sur

La del lado norte ha sido reconstruido durante una campaña de restauración realizada en el siglo XX.


Interiormente los ábsides son totalmente lisos, si bien exteriormente están decorados según la tradición lombarda con arcos ciegos y lesenas.


Estos motivos decorativos lombardos se repiten de forma abundante en todo el templo. Todos los muros están decorados a excepción de los muros laterales del transepto donde se abren los ábsides.


Los muros frontales de las naves también están decorados con motivos lombardos. Las lesenas dividen el muro en tres espacios. En los dos laterales encontramos dos arcos ciegos que recorren el perfil del tejado. En el espacio central hay un solo arco, de mayor anchura. En este espacio central se abre una ventana de medio punto y de doble derrame.

Brazo norte del transepto    Brazo sur del transepto

La iluminación del templo se completa con otras ventanas de características similares en casi todos los muros. Las únicas paredes donde no hay ventanas son las opuestas a los absidiolos.


Uno de los elementos más importantes de este templo es el cimborrio, único en Cataluña con estas características. Es de planta cilíndrica, a diferencia del resto de cimborrios conservados, que son de planta prismática. Está decorado con ventanas ciegas que recorren todo su perímetro.


Por la parte interior, el cimborrio se manifiesta mediante una cúpula, sostenida por trompas.


Se accede al templo por una puerta situada en el muro sur. No es la puerta original, pues ésta, hecha con grandes dovelas, es de estilo gótico y fue realizada en el siglo XVI.


Corona el muro oeste una espadaña de dos ojos.


El altar actual está apoyado en dos tenantes de altar procedentes de Santa María de les Esglésies. Están formados por dos plintos de forma rectangular entre los que hay dos cilindros decorados con unas líneas incisas que se entrecruzan formando rombos.

Tenantes de altar     Tenantes de altar