Provincia de Barcelona


Santa Càndia de Orpí
(Orpí, Anoia)

41º 31,346'N ; 1º 34,476'E      




Situado junto a la riera de Carme y  a los pies de la colina donde se alza el castillo de Orpí, encontramos el pequeño núcleo de Santa Càndia, centrado por su iglesia gótica.


Cuando se restauró el templo a finales del siglo XX, se hizo una campaña arqueológica previa en el subsuelo, localizando un campo de silos destinados a guardar cereales. Estos se abandonaron entre los siglos XI y XII, cuando se empezó a construir un templo románico sobre ellos. Éste no se llegó a levantar más allá de los cimientos. Desconocemos el porqué, pero no fue hasta el siglo XIV que se reanudan las obras, en este caso construyendo un nuevo ábside de forma poligonal.


Nuevamente se produce una parada en las obras, que se reanudarán en el siglo XV cuando se construye el primer tramo de la nave. El segundo tramo se construyó ya en el siglo XVI.

Interior del templo   Interior del templo

El ábside está cubierto con una bóveda reforzada por nervios, que coinciden en una clave central decorada con el Agnus Dei .


La nave está dividida en dos tramos, cada uno de ellos cubierto con una bóveda de crucería.


En el tramo oriental vemos una clave de bóveda bellamente decorada con la imagen de la Virgen con el Niño en su regazo. En la clave del segundo tramo vemos representado en Santiago.

Clave de bóveda con la Virgen y el Niño    Clave de bóveda con Santiago

Los nervios de la bóveda más occidental descansan en unas pilastras adosadas, que en el caso del muro oeste tienen un capitel esculpido con una cabeza humana.

Ménsula con una cabeza esculpido    Ménsula con una cabeza esculpido

En el centro de la nave encontramos unas pilastras que sirven de apoyo al arco toral apuntado, que divide la nave en dos tramos. Flanqueando la pilastra del muro sur vemos dos ménsulas donde se esculpió un dragón o un murciélago y una arpía y que sirven para que los nervios de las bóvedas descarguen su fuerza. En el muro norte no se llegaron a esculpir las ménsulas y vemos un bloque de piedra sin trabajar.

ménsulas esculpidas    Ménsulas sin esculpir

En el muro norte vemos lo que era el soporte para una imagen de algún santo, que se apoya en un angelote, sin duda de factura posterior al templo. También podemos ver una cabeza humana empotrada en uno de los muros, que conserva parte de la policromía.

angelote    Cabeza humana

Se accede al templo por una puerta abierta en el muro sur, hecha en el siglo XV en gótico flamígero.


Destaca el arco conopial, que descansa en dos ménsulas decoradas con unos ángeles que llevan un escudo, las armas se han perdido al estar pintadas. También vale la pena fijarse en los capiteles esculpidos con motivos vegetales.

Ménsula con un ángel    Ménsula con un ángel

En el tímpano vemos una imagen de la santa titular, bajo un dosel.


El edificio fue restaurado por la Diputación de Barcelona entre 1983 y 1985, desgraciadamente con los criterios "discutibles" del arquitecto de la época Antoni González, que diseñó una iluminación funcional, pero muy desacertada estéticamente y que desluce completamente el espacio interior del templo. También se hizo un mobiliario nuevo, con madera de Malasia, que no tiene ningún tipo de relación con el entorno de la riera de Carme.

En ese momento, el escultor Emili Colom realizó la talla de santa Càndia, que preside el presbiterio,, imitando la original gótica desaparecida.


Sabemos que antes de 1936 el templo tenía cuatro retablos barrocos. En el Museo Diocesano de Barcelona y en la rectoría de Carme se conservan algunas tablas procedentes de este templo y que representan a San Pedro, San Pablo, el martirio de San Sebastián, la lapidación de san Esteban, el martirio de santa Catalina de Alejandría, el martirio de santa Catalina, la Inmaculada Concepción. la Santísima Trinidad, San Antonio de Padua y San Juan Evangelista. Se desconoce a qué retablo correspondía cada una de estas escenas. El resto de elementos probablemente terminaron quemados en el transcurso de la Guerra Civil.