Provincia de Barcelona


Santa Maria de Sorba
(Montmajor, Berguedà)

 41º 58,088'N ; 1º 39,902'E      




El primitivo núcleo de Sorba se encontraba en lo alto de la cima que hay delante del templo actual, donde ya hubo un núcleo de población en la edad del bronce. En época romana es muy probable que continuara la ocupación de la zona.


A continuación, deberíamos describir las estructuras de la antigua iglesia románica de Santa María de Sorba, que teóricamente se levantó aprovechando la estructura del Martyriumde Sant Eudald. En la visita nos acompañó el rector de la parroquia, a quien queremos agradecer el tiempo que nos dedicó y las explicaciones sobre el edificio y sus fases constructivas. Como siempre, hemos estado buscando la información más precisa para completar este texto, pero nos hemos encontrado que existen dos teorías totalmente opuestas respecto a cuál es la cronología de este edificio. Ambas hipótesis se basan en las dos campañas de excavación realizadas. La primera se realizó entre los años 1977 y 1979 bajo la dirección de Manel Ríu y la Subdirección General de Arqueología del Ministerio de Cultura. La segunda, se realizó en 1994 por el Servicio de Patrimonio de la Generalitat de Cataluña y sus conclusiones fueron publicadas en el volumen 27 de la Cataluña Románica de Enciclopedia Catalana por Josep Pujades. Las dos parecen tener una base sólida y nos desconcierta que sean tan opuestas. Por suerte para nosotros, el pasado domingo día 14 de marzo de 2021 se presentaron en el propio templo los resultados del estudio que se ha realizado a los restos óseos que hay en el Martyrium. Según la antropóloga Núria Armentano del Museo de Arqueología de Cataluña, éstas corresponden a un individuo que vivió entre el 346 y el 480 dC y por lo tanto, la teoría de Manel Ríu parece más lógica y es la que os describiremos, con algunas incorporaciones de las excavaciones de 1994.

A finales del siglo VI se cree que se construyó el martyrium de Sant Eudald, en la llanura, junto al río Aiguadora, bajo el núcleo de población (sub urbe ; Sorba). Alrededor del entierro del santo se instaló un cementerio y alguna dependencia para el cura. En las excavaciones de 1994, se localizaron restos de muros de una época anterior, por lo tanto se cree que estos correspondían a una villa romana, donde se dedicaron unas estancias al culto del santo.


El templo actual data del siglo XVII y se construyó junto a las edificaciones anteriores, pero que mutilóº gran parte de sus estructuras.

Interior del templo   Fachada del nuevo templo y del románico

Este martyrium estaría formado por una cámara cuadrada exteriormente, pero de planta circular por el interior y cubierta con una cúpula semiesférica.

Interior del Martyrium     Exterior del Martyrium

Originariamente tenía tres ventanas de medio punto, de las que sólo se conserva la central, aunque cegada. La del lado sur fue ampliada y la del lado norte fue eliminada cuando se abrió una puerta que comunicaba la iglesia nueva con el Martyrium, que se convirtió en sacristía.


En su interior se excavó una cavidad en la que se colocó el cuerpo de un hombre de unos cincuenta años, que con el paso de los años ha perdido la cabeza y alguna vértebra. Estaba con los brazos cruzados sobre el abdomen y las piernas extendidas y  padecía gota. Se ha identificado con Sant Eudald, pues éste era un sacerdote que sufrió martirio por parte de los visigodos arrianos en 581, cuando tenía 46 años. Según las excavaciones de 1994, el pavimento de la estancia es previo a la excavación de la tumba y por tanto, parece verosímil la teoría que el martyrium se instaló en unas dependencias construidas anteriormente.


Junto a la tumba había una estructura sobre la que se colocó una mesa de altar, donde se puede leer " EUBALDIS RELIQUIARUM Martyrs XRISTI. AMEN ". La inscripción ha sido datada entre los siglos X y XI.

A esta primera estancia circular se le adosó en el siglo VII una pequeña nave, con cubierta de madera y una especie de atrio.

La zona fue repoblada por Guifré el Pilós alrededor del año 880, con el fin de establecer una comunicación segura entre Berga y Cardona. El conde hizo reformar el martyrium añadiendo una nave y la dedicó a la Virgen. Asimismo, la puso bajo la jurisdicción del monasterio de Ripoll.

En el año 897, las tropas de Lup ibn Muhammad, señor de Lleida, atacaron el castillo del Valle de Ora y quemaron sus iglesias. Es muy probable que la iglesia de Santa María de Sorba recibiera también estos ataques. El monasterio de Ripoll no tuvo mucha prisa en recuperar alguno de estos templos, pues no consta hasta el año 982 que el templo ya estuviera reparado. En estas obras se aprovechó para alargar un poco la nave. La tradición oral nos dice que unos años antes, en el 978, unos monjes de Ripoll se acercaron hasta Sorba para hacerse con algunos de los huesos del mártir y llevarlos al cenobio ripollense.

En el siglo XI se produce una gran reforma del templo. La estancia circular original se modifica para convertirse en la cabecera. También se construyen dos absidiolos en las aberturas laterales del atrio, de las que sólo se conserva la parte baja del ábside sur.


Por la parte exterior se unificó los paramentos de los muros laterales de la nave y se decoró con un friso de arcos ciegos en las partes superiores.

También se construye una nueva bóveda de piedra y el arco triunfal. Desgraciadamente, al construir el templo del siglo XVII se destruyó parte de este templo, para alojar las capillas laterales. Además, a partir de este momento, los restos de la nave formarán parte de las dependencias de la rectoría y se divide su altura en dos plantas. Todavía podemos ver los agujeros donde iban las vigas de madera.

Interior del templo    Interior del templo

Como hemos comentado, la construcción del templo barroco hace que el martyrium se convierta en la sacristía del templo y por tanto, se levanta un muro que separa este recinto de lo que era la nave, convertida en rectoría. Incomprensiblemente, a día de hoy no se ha eliminado esta separación.


Si nos fijamos en la parte baja del muro que separan las capillas del nuevo templo de la nave románica, podemos ver unas pequeñas piedras alineadas bajo los grandes sillares de la pared. Corresponden al pavimento hecho con pequeños guijarros.


En el siglo XII siguieron las reformas y encima del antiguo atrio, convertido en el crucero del nuevo templo, se levantó un campanario de torre, de planta rectangular, del que se conserva la parte inferior integrada en construcciones posteriores. Tenía una ventana geminada en cada uno de los cuatro muros. Cuando se construyó la sacristía del nuevo templo, se habilitó este espacio como segundo piso de la misma. En 1983, se limpió la sobretejado de la cabecera románica y del martyrium y se localizaron los restos de las columnas y los capiteles de las ventanas geminadas. Desconocemos si continúan allí o fueron trasladadas a otro lugar.

Dentro del antiguo templo podemos ver un fragmento de sarcófago, decorado con unos arcos, un motivo floral y lo que parece una cruz circunscrita.


Delante del templo, haciendo las funciones de maceta, encontramos lo que parece una pila de aceites rectangular. Presenta una sencilla decoración en la parte superior, muy erosionada.