Provincia de Barcelona


Santa Maria de les Esglésies
(Navàs, Bages)

41º 53,522'N ; 1º 49,318'E      




Esta iglesia se encontraba dentro del antiguo término del castillo de Castelldral, en un lugar conocido como Ecclesias Clavatas. Este alodio, que era propiedad del monasterio de Sant Llorenç prop Bagà, es citado por primera vez en un documento del año 926. Parece ser que en este lugar había cuatro ermitas dedicadas a Santa María, San Lorenzo, San Pedro y San Juan, documentadas en 983 en el acta de consagración de Sant Lorenç prop Bagà. Este cenobio creó en la zona donde estaban las capillas un priorato.

Se cree que para la creación de este priorato se decidió unificar las iglesias en una sola. En el 1038 se consagró la iglesia de Santa María en presencia de del obispo Eribau de Urgell, del vizconde Folc de Cardona y el abad Ponç de Sant Lorenç prop Bagà.


La comunidad desapareció antes de 1370, pues en esa fecha aparece citado el templo como simple parroquia. En 1689 consta como sufragánea de Sant Cugat de Salou .

En el siglo XVII se reforma completamente el templo dándole la apariencia actual. Posteriormente, fruto de la desamortización, la iglesia pasó a manos privadas. Con el paso de los años se acabó convirtiendo en un almacén agrícola.


En 2008 se realizó una tímida restauración, que no evitó que siga ofreciendo un aspecto más que lamentable.


De la época prerrománica aparentemente no se ha conservado nada. Sería necesaria una prospección arqueológica que aclarara si hay algun vestigio bajo el templo actual. Si que podemos ver algunas tumbas antropomorfas excavadas en la roca de esta época.


En el siglo XI se construye un nuevo templo, muy parecido al vecino Sant Cugat de Salou , pues había una rivalidad entre los monasterios de Sant Llorenç prop Bagà y el de Santa María de Ripoll por el control de la zona, pues Sant Cugat era una posesión del cenobio del Ripollès.

Tenía planta de cruz griega, de la que sólo se ha conservado el brazo norte del transepto, convertido actualmente en la cabecera del templo. Exteriormente el muro norte está decorado con arcos de medio punto y lesenas.


También presenta restos de arcos ciegos en el muro de poniente, encima del tejado de la sacristía añadida en el siglo XVIII.


Durante la reforma del siglo XVII se suprimen los brazos este y oeste de la planta de cruz griega. El del lado sur se modifica, aumentando su longitud, convirtiéndolo así en una nave rectangular. En su muro de poniente se abre la actual puerta de acceso, de medio punto y hecha con grandes dovelas.


En el transepto se abrían tres ábsides semicirculares, del que sólo se ha conservado el del lado norte. En la parte central se abre una ventana de medio punto y doble derrame, a la que posteriormente se le añadió otra cuando se derribó el ábside central.


Del ábside central y del sur todavía podemos seguir su rastro.


En el interior del templo se conserva un pie de altar románico de forma troncopiramidal. También se conservan dos aras de altar.

Procedentes de este templo podemos encontrar dos tenantes de altar en la vecina iglesia de Sant Cugat del Racó . Están formados por dos plintos de forma rectangular entre los que hay dos cilindros decorados con unas líneas incisas que se entrecruzan formando rombos.

Tenantes de altar     Tenantes de altar