Provincia de Barcelona


Sant Fruitós del Grau
(Gurb, Osona)

41º 57,518'N ; 2º 16,170'E      




Originariamente era conocida como Sant Fruitós de Quadres. Posteriormente adquirió el nombre del Grau, que corresponde a una masía cercana. La primera referencia que encontramos del lugar de Quadres data del 974, cuando Plácida y su hijo Sunifred, junto con su esposa, Prudencia, vendieron al señor del castillo de Gurb, Ansulf, varios bienes situados en la villa de Quadres, dentro del término del castillo de Gurb. La iglesia está documentada por primera vez en 1097, en otro documento de compra y venta de bienes.


Nos encontramos ante una pequeña iglesia rural formada por una única nave cubierta con dos bóvedas de arista de factura moderna. Se cree que inicialmente tenía una cubierta de madera. Algunas fuentes afirman que el templo conserva partes del edificio prerrománico, pero no se han podido contrastar estas afirmaciones con ninguna campaña arqueológica. 

Estas teorías, afirman que el presbiterio era el ábside prerrománico y que en el siglo XI se derribó el muro este para construir el ábside semicircular que podemos ver en la actualidad. Este presbiterio está cubierto con una bóveda de cañón, hecha con losas sin trabajar y que no se ajusta a los muros laterales, lo que hace pensar que fue hecha posteriormente.



El ábside está decorado externamente con siete arcos ciegos de tipología lombarda.


En la parte central del ábside se abre una ventana de medio punto y doble derrame.


Bajo la ventana encontramos un gran bloque de piedra en el que se practicaron incisiones que imitan una sillería.


La puerta de acceso se sitúa en el muro norte. Está formada por un sencillo arco de medio punto dovelado, con tímpano liso y dintel, apoyado en dos ménsulas.


En el tímpano podemos ver grabada, en la parte superior, una cruz de factura muy simple.


En el siglo XIX se sustituyó el campanario de espadaña de dos ojos, que se alzaba en la parte superior de muro oeste, por el actual. Este muro muestra claramente cómo ha sido rehecho en numerosas ocasiones.


El templo fue profanado en 1936 y no se ha vuelto a restablecer el culto.


En 2006 visitamos por primera vez este templo y estaba invadido por la vegetación y en un estado totalmente decadente, como puede verse en las siguientes imágenes.

vista general   ábside

Por suerte, recientemente se ha limpiado el entorno y se han consolidado los muros. Desgraciadamente, no se ha hecho ninguna restauración del interior.