+

Provincia de Girona


Castillo de Vila-romà
(Palamós, Baix Empordà)

41º 52,558'N ; 3º 06,276'E     




Ya en el 1161 encontramos documentada la Villa Romani . No está claro el origen del topónimo, pues algunos estudiosos defienden la existencia de un pequeño poblado, fundado por un tal Romano, mientras que otros, basándose en los numerosos restos romanos en la zona, aseguran que en sus inicios fue una villa romana.


Sabemos que en 1276, el obispo de Girona, Pere de Castellnou, compró el castillo a los albaceas de Pere Alemany. Dos años más tarde, el obispo dejó en su testamento una campana para la capilla de Vila-romà. En 1310 el obispo de Girona adquirió más derechos sobre la zona, si bien la alta jurisdicción parece que dependía del conde de Barcelona, ​​pues en un documento del 1319, vemos que el somatén de Vila-romà tenía que ir a defender puerto de Palamós, propiedad de la Corona, en caso de ser requerido.


Según un inventario hecho en 1320, el castillo tenía un vestíbulo, tres habitacioness, una de las cuales era utilizada como granero, una bodega, una despensa, dos cocinas y un establo. En este mismo inventario se describen con todo detalle todos los utensilios y muebles que podíamos encontrar en estas estancias.


En 1812 el castillo fue dinamitado durante la ocupación francesa. Por este motivo, actualmente presenta un estado de ruina total.


La fortaleza se estructuraba alrededor de una torre maestra, de la que sólo se conserva el muro de levante, con una altura de unos 11 metros y una anchura de más de un metro en la parte baja.


Adosada a la torre, había una estancia de planta rectangular y cubierta con una bóveda de cañón, que no se conserva completa.


En el muro de levante encontramos un gran boquete, que se correspondía con la puerta de entrada a la torre, situada a 3 metros de altura.


En la parte superior aún se conservan los quicios donde se fijaba la puerta.


La muralla se conservan en mejores condiciones en el sector este. En algunos puntos llega a una altura de unos 3,5 metros y una anchura de 90 cm.


En esta zona también se conserva el trazado de varias estancias adosadas a la muralla. Una de ellas conserva un fragmento de bóveda.


Se cree que la puerta principal se encontraba al este, situada en un lugar más atrasado que la muralla y estaba protegida, como mínimo, por una torre de planta cuadrada, situada en el ángulo sureste.

Espacio donde se cree que estaba la puerta principal   Espacio donde se cree que estaba la puerta principal

Al noroeste está el lienzo de pared más alto, que llega hasta los 12 metros. En la parte baja se abrieron varias aspilleras. En este ángulo hay una torre que conserva las almenas.


En los lados norte y oeste, se conservan los valles que protegían el castillo en estos sectores, que eran más vulnerables.


En el interior del recinto encontramos un muro que va de poniente a levante. En el sector más oriental hay una puerta de arco rebajado. En el lado norte volvemos a encontrar los restos de una torre.

Restos del castillo   Restos del castillo