Cantabria


Nuestra Señora de los ángeles
(San Vicente de la Barquera)

43º 23,049'N ; 4º 24,238'O    




Nos encontramos ante uno de los grandes templos góticos de Cantabria, que se empezó a construir a principios del siglo XIII, cuando el rey Alfonso VIII concedió un fuero a la ciudad de San Vicente el 3 de abril del 1210, para repoblar los principales puertos del cantábrico. En este documento se refiere a un tal Miguel, a quien encarga la tarea de levantar el templo, dotarlo de clérigos, lámparas, campanas y otros elementos ornamentales a cambio de recibir dos tercios del diezmos cobrados por la iglesia.


El edificio, situado en la parte más alta del casco urbano, a pocos metros del castillo , presenta tres naves, la central más ancha y ligeramente más alta que las laterales. Las naves están separadas por arcos apuntados y cubiertas con bóvedas de crucería. En el siglo XV se empieza a modificar la estructura original, con la construcción de capillas laterales.


Es en el siglo XVI cuando el templo sufre las reformas más importantes de la mano de la familia Corro, que construirá su capilla funeraria y hará derruir la cabecera original para construir un crucero y tres ábsides cuadrados, todos ellos cubiertos con bóvedas estrelladas, como el crucero. También se construye la torre campanario, que fue reformada en el siglo XIX.


El inquisidor Antonio del Corro construyó una capilla con cripta donde hizo colocar los sepulcros de sus padres con estatuas yacentes de alabastro. También podemos ver su sepulcro, que a pesar de no corresponder con la temática de esta web hemos decidido mencionarlo, pues es considerada como una de las mejores obras del renacimiento italianizante de la península, siendo atribuida Juan Bautista Vázquez y está realizada en mármol . 

Del interior de la iglesia destacaremos la talla de la Virgen de los ángeles, datada en el siglo XV.

Se accede al templo por tres puertas, abiertas en los muros norte, sur y oeste y que conservan la estructura y tradición románica, aunque se empiezan a esculpir elementos más propios del gótico.


La del lado oeste está construida en un cuerpo adosado con tejadillo en la parte superior. Está formada por cuatro arquivoltas de medio punto en gradación, que están protegidas por un guardapolvo decorado con un pequeño bocel lleno de hojas de trébol.


La arquivolta más interior está decorada con águilas coronadas y con la cabeza de perfil en la cara frontal y con flores de cuatro pétalos en la interior. También está decorado el intradós de la segunda arquivolta, en este caso con castillos, que tienen tres arcos de medio punto en el piso inferior y dos ventanas apuntadas en el primer piso. El castillo se corona con dos torres con almenas. La cara frontal es mucho más simple y presenta un motivo de zigzag. El tercer arco está decorado con un baquetón, que está "cogido" por la boca de unos animales de cabeza triangular. Por encima y debajo de ellos encontramos una hilera de semicírculos. Este motivo se repite en la parte superior de la última arquivolta, que completa la decoración con escocias y boceles. 


Estos arcos descansan en cuatro pares de columnas, con sus capiteles esculpidos. El capitel más exterior del lado derecho presenta a dos leones enfrentados en la parte superior, que quieren devorar a un águila con las alas abiertas, situada en el ángulo del capitel. En el lado izquierdo vemos un sillar decorado con un motivo floral. El segundo capitel tiene un hombre que parece cabalgar a una bestia.


En el tercer capitel vemos, no sin dificultades por la erosión, a dos aves que pican a una serpiente, a la que también cogen con sus garras. El último capitel de este lado presenta una pequeña cabeza humana, debajo de la cual está la cabeza única de dos bestias enfrontadas, que parecen dragones y que están mordiendo a otra cabeza humana, a la que también atacan dos serpientes. En uno de los ángulos vemos una cabeza humana que mira hacia el interior del templo.


El capitel más interior del lado derecho tiene esculpido un castillo con una torre con almenas. En la cara frontal vemos a un personaje a caballo, que se acerca a la fortificación y saluda con la mano izquierda alzada. El segundo capitel presenta a un ave que está cogiendo una presa con las garras y que le pica  con el pico. Al lado, aunque muy erosionado, nos parece ver a un cuadrúpedo.


El tercer capitel también resulta difícil de interpretar debido a la erosión, pero parecería que se trata de un músico con una especie de violín. A su lado hay un contorsionista, que asoma la cabeza entre sus piernas. Ya en el último capitel, vemos a un personaje masculino, que levanta la ropa para enseñarnos los genitales. Como en el caso del lado izquierdo de la portada, a la derecha del capitel, vemos un sillar esculpido con un motivo floral.


Como hemos comentado, por encima de la portada hay un tejaroz, que se apoya en canecillos esculpidos. El de más a la izquierda parece representar la cabeza de un animal. A continuación tenemos un personaje que sostiene un libro, una bola con caperuza, dos cabezas de bestias y dos parejas que parece que se abrazan. Una de las parejas parece estar en actitud sexual, pues nos muestran su sexo. Entre los canecillos encontramos metopas decoradas con motivos florales.

Canecillos esculpidos    Canecillos esculpidos

Canecillos esculpidos


La otra puerta monumental la encontramos en el muro sur, que es el acceso principal del templo.


Está formada por seis arcos de medio punto en gradación y protegidos por un guardapolvo decorado con volutas, figuras humanas y cabezas también humanas. En la parte exterior vemos los semicírculos, como los que hemos encontrado en la portada oeste.

Detalle del guardapolvo   Detalle del guardapolvo

Sólo la arquivolta exterior presenta decoración con unos motivos de zigzag. En el intradós algunas de las dovelas se decoraron con motivos florales. El resto son casi lisas, sólo decoradas con un bocel en el ángulo la quinta y cuarta, ésta además también tiene un friso de semicírculos. La tercera presenta pequeñas incisiones para remarcar el ángulo, mientras que la segunda tiene medias cañas. El primer arco ya es de estilo gótico, pese a ser de medio punto, con un delicado bocel recorriendo el ángulo.


Los cinco arcos exteriores se apoyan en parejas de columnas, que tienen sus capiteles esculpidos. Algunos de ellos no son los originales, pues han sido cambiados a lo largo de los siglos. El capitel que hay más a la izquierda representa a un hombre que está luchando con una bestia, que le muerde las manos. A la izquierda vemos una serpiente que se acerca a un pájaro que hay en la parte superior del capitel. El segundo capitel está hecho con una piedra diferente y con un estilo totalmente distinto. Probablemente se cambió a partir del siglo XVI y representa un ángel con las brazos y las alas extendidas. Se completa la decoración con volutas. El capitel central también es posterior y representa una temática típicamente barroca, con dos angelotes.


El siguiente capitel creemos que es de factura muy moderna. Está decorado con dos espirales ralladas, que creemos que representan a dos serpientes con una única cabeza. Cierra el grupo un capitel con dos aves que luchan con dos bestias a las que pican en la cabeza. Por la técnica y tipo de piedra, está relacionado con los dos capiteles decorados con ángeles, descritos anteriormente.



El capitel interior del lado derecho si parece corresponder a la obra original. En él se representa a un ave que está cogiendo a una presa. El siguiente capitel también tiene la apariencia de factura muy moderna. Se ha representado una hoja de acanto y dos serpientes.


El siguiente capitel vuelve a ser original. Vemos esculpido a un violinista, que a su lado tiene una persona sentada que sujeta un objeto circular, posiblemente otro instrumento. En el lado derecho hay un motivo vegetal y lo que parece ser la cabeza de una fiera. El cuarto capitel es similar al que ya hemos visto en el lado derecho en la misma posición y representa a un ángel con las alas abiertas. El último capitel es también de factura posterior. Está decorado con un trébol en la parte central y otros motivos vegetales.


En el siglo XVII se añade un tímpano esculpido, donde vemos esculpida una cruz, flanqueada por los escudos de Castilla y León y el de San Vicente de la Barquera. También se añade un cabeza esculpida, que parece de un rey y que la tradición popular ha identificado con Alfonso VIII, el monarca que concedió el fuero a la villa y mandó construir el templo.


La puerta está construida en un cuerpo avanzado del muro sur. En la esquina izquierda de este espacio se colocó una columna, que ha perdido buena parte de su fuste, pero se conserva la parte superior y el capitel, decorado con cabezas humanas, muy erosionadas.


En el muro norte encontramos una puerta mucho más modesta, formada por un sencillo arco apuntado y recorrido por un guardapolvo sin decoración.


En este sector del templo podemos encontrar numerosos sillares decorados con cruces circunscritas.

Sillar con una cruz    Sillar con una cruz