Cantabria


Santa Lucía y San Andrés de Valdelomar
(Valderredible)

42º 48,115'N ; 4º 09,474'O    




Nos encontramos ante un templo levantado entre los siglos XII y XIII y en el que trabajaron unos maestros canteros que ya habían trabajado en el monasterio de Santa María la Real o en el de San Andrés de Arroyo.


El templo está formado por una sola nave, realizada con sillares bien tallados y dispuestos en hileras regulares, que sufrió diversas alteraciones entre los siglos XVI y XVII.


La nave, de planta rectangular y totalmente reformada, está rematada al este por un ábside semicircular. La parte interior del ábside está cegada por la presencia de un retablo, en que destacan las imágenes de sus dos patrones.


Exteriormente está dividido en tres espacios, separados por dos contrafuertes, que llegan hasta la cornisa.


En el espacio central encontramos una ventana, actualmente cegada por el retablo, y decorada con una arquivolta sostenida por dos columnas.


Sus capiteles tienen una decoración muy elaborada, característica del taller de los monasterios de Aguilar de Campoo y Arroyo, que utilizaba el trépano para conseguir verdaderas filigranas. El capitel izquierdo es de temática vegetal, con hojas de palma, distribuidas en dos registros y finamente talladas. El del lado derecho presenta unas "espirales" vegetales, muy utilizadas por el taller de Aguilar.

capitel izquierdo    capitel derecho

También presenta una decoración similar el capitel del lado derecho del arco triunfal, de perfil apuntado y doble. En este caso, las espirales son de una factura más tosca que las de la ventana del ábside. El del lado izquierdo también presenta unas espirales de motivos vegetales.

capitel izquierdo    capitel derecho

Los capiteles son dobles, como las columnas y las bases, que tienen decoración a base de bolas.


La cornisa exterior del ábside es lisa y se apoya en canecillos decorados con un cilindro en la parte superior y otro en la inferior. La parte central del canecillo está decorada con dos anillos ovalados que se cruzan.

Canecillo del ábside  Canecillo del ábside  Canecillo del ábside

En el muro norte también se conservan las canecillos, todos lisos a excepción de uno que presenta un motivo fálico.


El muro oeste está coronado por una espadaña.


En la parte inferior del muro había un arco apuntado, que probablemente permitía el acceso al templo, pero que fue cegado al construir la escalera de caracol que permite acceder al primer piso del campanario.


En el interior del templo se conserva la pila de bautismal románica, decorada con un bocel en la parte superior y otro en la base.