Cantabria


San Cipriano de Bolmir
(Campoo de Enmedio)

42º 59,438'N ; 4º 07,478'O    


 

No es hasta en 1057 que encontramos la primera referencia escrita que hable de este templo o del núcleo de Botmiri. Este aparece citado en el cartulario de Santillana, cuando consta como una de las posesiones que donaron Nuño Alvarez y su esposa Teresa al cenobio. Del templo, en cambio, no tenemos noticias antiguas, por lo tanto no sabemos si dependió de algún monasterio. Si sabemos que se construyó a mediados del siglo XII. 


El edificio sufrió reformas a lo largo de los siglos, con el añadido de dos capillas laterales en el presbiterio. También se añadió una sacristía, que tapó parcialmente el ábside por el lado norte y que fue eliminada en 1969, cuando se restauró el templo. También se eliminó en esta reforma el pórtico que protegía la puerta de entrada, abierta en el muro sur del templo.


Actualmente el templo está formado por una nave, cubierta mayoritariamente con una bóveda estrellada, que está rematada al este por un ábside semicircular, más bajo y ligeramente más estrecho que la nave.


El ábside sólo tiene una abertura en forma de aspillera en la parte central.


Exteriormente, sólo presenta decoración en los canecillos que encontramos bajo la cornisa. Los del lado del presbiterio sur quedan parcialmente ocultos por la construcción de la capilla y sólo son visibles desde lejos. Ya en el tambor absidal, podemos ver una bestia que abre su boca. A su lado podemos encontrar dos canecillos con una mujer y un hombre enseñando su sexo. El hombre parece que también nos hace un corte de mangas. El siguiente canecillo presenta un tonel, después encontramos uno con dos cilindros en los extremos superior e inferior de un caveto y un animal con la cabeza girada, que parece un oso.

Canecillo esculpido del ábside   Canecillo esculpido del ábside   Canecillo esculpido del ábside

Canecillo esculpido del ábside   Canecillo esculpido del ábside   Canecillo esculpido del ábside


El siguiente canecillo está tan erosionado que no nos permite identificar qué motivo fue esculpido. A su lado vemos otro canecillo muy erosionado, donde sólo distinguimos unas piernas. Parecería tratarse de un contorsionista. A continuación, encontramos un canecillo con rollos horizontales tallados. Le sigue otro con una cabeza de bestia con la boca abierta, similar al primer canecillo del ábside. El siguiente vuelve a ser una cabeza de animal muy desgastada, que parece la de una cabra. Los tres últimos canecillos que podemos ver son lisos o están muy erosionados.

Canecillo esculpido del ábside   Canecillo esculpido del ábside   Canecillo esculpido del ábside

Canecillo esculpido del ábside   Canecillo esculpido del ábside   Canecillo esculpido del ábside


El presbiterio está cubierto con una bóveda de cañón y se une con la nave mediante un arco de medio punto sin decoración. Esta bóveda arrancaba de una imposta decorada con un ajedrezado, que recorría todo el presbiterio y el tambor absidal. Desgraciadamente hemos perdido la del lado norte.


Si que está decorado el arco que une el ábside con el presbiterio, que también es de medio punto, pero en este caso descarga su fuerza en dos columnas adosadas. El capitel izquierdo está decorado con dos parejas de animales enfrentados, probablemente leones. En el capitel derecho está decorado con hojas de acanto y volutas.

Capitel del arco triunfal    Capitel del arco triunfal

El interior de la nave estaba iluminado por cuatro ventanas, algunas de las cuales fueron cegadas posteriormente y recuperadas en la última restauración. En el muro sur encontramos dos ventanas. La más occidental no tiene decoración exterior, sólo los restos del guardapolvo, decorado con motivos que no podemos identificar debido a la erosión. Probablemente eran motivos vegetales. Está formada por dos arcos de medio punto en gradación, muy reconstruidos, especialmente el interior.


En el otro lado de la puerta encontramos una ventana decorada con una arquivolta con bolas esculpidas, que se apoya en dos columnas con los capiteles esculpidos. En el lado izquierdo, parcialmente desaparecido, vemos un grupo de leones sobrepuestos. En el capitel derecho vemos un águila con las alas abiertas.

Ventana del muro sur

Capitel de la ventana sur    Capitel de la ventana sur


Por la parte interior, la ventana quedó parcialmente oculta por la bóveda gótica. Como en el exterior, está decorada con una arquivolta con bolas. Descansa en dos columnas. El capitel del lado izquierdo vuelve a representar un águila con las alas desplegadas y en el derecho vemos a dos cuadrúpedos enfrentados.

Ventana del muro sur

Capitel de la ventana sur    Capitel de la ventana sur


En el muro norte encontramos una ventana de características similares, pero muy erosionada. En este caso en la arquivolta no encontramos la decoración con bolas, pero en cambio encontramos un guardapolvo decorado con motivos vegetales, muy dañado. Sus dos capiteles tienen esculpida un águila con las alas extendidas.

Ventana del muro norte

Capitel de la ventana norte    Capitel de la ventana norte


Los capiteles que podemos ver desde el interior de la nave están muy deteriorados. Probablemente se mutilaron cuando se cegó la ventana. En este caso parece que estaban decorados con leones enfrentados.

Capitel de la ventana norte    Capitel de la ventana norte

La última ventana la encontramos en el muro oeste. Como en los casos anteriores, tiene una arquivolta, en este caso decorada con un bocel, que se apoya en dos columnas. Los dos capiteles tienen representadas parejas de cuadrúpedos.

Ventana del muro oeste

Capitel de la ventana oeste    Capitel de la ventana oeste


Por la parte interior se repite el mismo esquema, si bien el capitel del lado derecho tiene esculpida un águila con las alas desplegadas, como las que hemos visto en las otras ventanas.

Ventana del muro oeste

Capitel de la ventana oeste    Capitel de la ventana oeste


Se accede al templo por una puerta abierta en el muro sur. Está formada por cuatro arcos de medio punto en gradación, protegidos por un guardapolvo decorado con motivos vegetales. Los arcos pares están decorados con bocel.


El segundo arco descansa en dos columnas con los capiteles esculpidos con los motivos que hemos ido viendo en las ventanas. En el lado izquierdo vemos al águila desplegando las alas, mientras que a la derecha vemos cuadrúpedos enfrentados.

Capitel de la portada    Capitel de la portada

La puerta está abierta en un muro adelantado al resto de la fachada y que tenía un tejadillo sostenido por canecillos. El primero, con una cruz de Malta, parece de factura moderna, como el siguiente, que es liso. A continuación vemos una cabeza de animal, probablemente vacuno, una tonel que aplasta una pequeña cabeza humana, un hombre tocando el arpa, un contorsionista, lo que parece una liebre que tiene la misma postura que el contorsionista y un hombre sentado que toca el cuerno.

 


Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido


También encontramos canecillos esculpidos en todo el muro sur, bajo el tejado. El situado más a la izquierda tiene representado a un hombre con un libro, que ha perdido la cabeza. A continuación hay dos canecillos de factura moderna lisos. Los sigue un vacuno muy deteriorado, un músico que toca el arpa, un animal contorsionista, un hombre que apoya la cabeza en un instrumento, un hombre con un bastón, un animal que parecería un cerdo a juzgar por su cola, dos rollos, un oso que parece agarrarse a un trapecio, un contorsionista, una ave también en lo que parece un trapecio, un canecillo liso (probablemente estuvo esculpido en sus orígenes), un carnero y una bola con caperuza. Los dos últimos canecillos del muro son de factura moderna.

Canecillo esculpido del muro sur   Canecillo esculpido del muro sur   Canecillo esculpido del muro sur

Canecillo esculpido del muro sur   Canecillo esculpido del muro sur   Canecillo esculpido del muro sur

Canecillo esculpido del muro sur   Canecillo esculpido del muro sur   Canecillo esculpido del muro sur

Canecillo esculpido del muro sur   Canecillo esculpido del muro sur   Canecillo esculpido del muro sur

Canecillo esculpido del muro sur


En el muro sur y al este de la ventana oriental encontramos un relieve donde se representan a dos cuadrúpedos en actitud sexual.


El muro norte también encontramos canecillos esculpidos, pero la mayoría son de caveto o son de factura moderna. Podemos ver algunos que conservan su decoración. En uno de ellos se esculpió una bola con caperuza. También vemos una mujer y un hombre enseñando sus partes. Sobre la ventana encontramos un canecillo muy erosionado, que algunos autores han identificado como una mujer pariendo. Los tres últimos canecillos esculpidos están tan erosionados que resulta muy difícil identificar su contenido. El último parecería que es otro hombre enseñando su pene.

Canecillo esculpido del muro norte   Canecillo esculpido del muro norte   Canecillo esculpido del muro norte

Canecillo esculpido del muro norte   Canecillo esculpido del muro norte   Canecillo esculpido del muro norte

Canecillo esculpido del muro norte


Todavía en época románica, pero posterior a la construcción del templo, se levantó la espadaña. Su ubicación no es muy habitual, pues la encontramos en una prolongación hacia el sur del muro oeste.


Tiene tres cuerpos, el inferior es liso y el segundo y tercero presentan las aberturas donde se alojan las campanas. En el segundo vemos dos grandes arcos, ligeramente apuntados, reseguidos por un guardapolvo sin decoración, que se prolonga por el muro en forma de imposta. En el último piso se abre una pequeña ventana, también apuntada.


En el interior del templo, en la capilla norte, encontramos la pila bautismal muy sencilla, sin decoración. Si que está decorada la base, con cuatro bolas en los ángulos.


No quisiéramos terminar este texto sin un agradecimiento al rector de la parroquia, que nos permitió el acceso al templo y nos facilitó la toma de imágenes para poder hacer esta página.