Cantabria


San Juan Bautista de Mata de Hoz
(Valdeolea)

42º 56,021'N ; 4º 13,175'O    




El templo, dedicado a San Juan Bautista, Se encuentra en el pequeño núcleo de Mata de Hoz. Conserva buena parte de la fábrica románica, modificada por algunos añadidos posteriores como la sacristía al norte, una capilla con bóveda estrellada en el sur y el pórtico que protege la puerta de acceso.

 


Está formada por un sola nave, rematada al este por un ábside semicircular. 


Está dividido exteriormente con dos pequeñas columnas, que se alzan sobre un alto contrafuerte.

Columna del ábside     Exterior del ábside

El capitel de la columna sur está decorado con tres cuadrúpedos. El del lado norte está parcialmente mutilado por la construcción de la sacristía. Estaba decorado con dos aves, Probablemente águilas, con las alas abiertas, de las que solo vemos entera una. Todos ellos son de factura muy tosca.

Capitel con leones    Capitel con leones

Capitel con águilas


En la parte central se abre una ventana de medio punto y abocinada, que está decorada únicamente con billetes que recorren el arco.


Bajo el tejado vemos una cornisa decorada en forma de soga y apoyada en canecillos, la mayoría esculpidos. Empezamos nuestra descripción por el lado sur, donde el primero está decorado con dos rollos. El siguiente tiene una cabeza de animal con la boca abierta. Les sigue un canecillo con un cilindro en la parte superior y un triángulo en la inferior.

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Tras el capitel volvemos a encontrar un canecillo con dos cilindros. A continuación vemos una bola esculpida y otro canecillo con dos cilindros.

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Los tres últimos están decorados con un cilindro, con dos y el último con una bola.

Canecillos esculpidos   Canecillo esculpido

El interior del ábside está decorado con pinturas murales realizadas a finales del siglo XV por el taller conocido como Maestro de San Felices. Recibe este nombre porque este pintor o grupo de pintores decoraron la iglesia de San Felices de Castillería y a partir de ahí, extendieron su arte por algunas iglesias del sur de Cantabria y del norte de Palencia. Su obra se caracteriza por una pintura muy plana, que busca tímidamente la perspectiva, pero con colores y un trazo muy simple y donde las escenas están todas enmarcadas.


En la bóveda, en el registro superior vemos las escenas de la Anunciación y la Visitación

Escena de la Anunciación    Escena de la Visitación

En el nivel inferior de la bóveda tenemos las escenas de la Epifanía, el Nacimiento de Cristo y la circuncisión.

Escena de la Epifanía    Escena de la circuncisión

Escena del Nacimiento


Ya en el tambor absidal, encontramos dos escenas más. En realidad, la pintura del lado derecho contiene dos narraciones diferentes. Por un lado, vemos a san Juan predicando en un púlpito situado en lo que parece una plaza de una ciudad. Entre la gente que le escucha vemos a un hombre sentado y tras él una mujer, que se han identificado como Herodes y Salomé.


En el lado derecho vemos la otra escena, que se corresponde con el encarcelamiento del Bautista, donde un soldado le introduce dentro del edificio de la prisión.


A la derecha de la ventana del ábside, encontramos la escena de la decapitación de san Juan Bautista.


Sorprende la representación de san Juan una vez decapitado, con su cuerpo servido en un plato sobre la mesa.

Cabeza de San Juan en una bandeja con Salomé    Cuerpo de san Juan Bautista en la mesa, con Salomé y Herodes

El arco triunfal es de medio punto y se apoya en dos columnas adosadas a los muros laterales. El capitel del lado izquierdo está decorado con dos figuras que parecen cogerse de las manos. El personaje de la izquierda está luchando con un cuadrúpedo. Más a la izquierda, ya la cara lateral, vemos a un pequeño hombre que levanta un bastón o un arma. En la cara lateral occidental se esculpió un centauro. En la parte superior de todo el capitel vemos un friso de espirales muy simple. Encima, encontramos un cimacio ajedrezado.

Capitel del arco triunfal    Capitel del arco triunfal

Capitel del arco triunfal


El capitel del lado derecho está decorado con dos grifos luchando con dos leones rampantes. Como en el caso del capitel izquierdo, el cimacio está decorado con un ajedrezado.

Capitel del arco triunfal    Capitel del arco triunfal

Capitel del arco triunfal


El presbiterio está cubierto con una bóveda de cañón, que arranca de una moldura ajedrezada. Esta també recorría la parte superior del ábside, pero seguramente en el momento en que se realizaron las pinturas murales, se llenaron los agujeros y se convirtió en una moldura lisa.


La puerta se abre en el muro sur, protegida por un pórtico de factura posterior. La construcción de una capilla provocó la mutilación de la puerta. Está formada por un arco apuntado, rodeado por cuatro arquivoltas y un guardapolvo esculpido con rombos.


Las dos arquivoltas más internas están decoradas con baquetón, mientras que la tercera tiene prismas en forma de caveto. La última arquivolta tiene una decoración con billetes.


Las arquivoltas primera y tercera descansaban en dos parejas de columnas, de las que se ha perdido la más exterior del lado derecho por la construcción de la capilla. Las tres tienen el cimacio decorado con motivo de panel de abeja. Los capiteles del lado izquierdo están decorados con un enrejado y con palmas. El del lado derecho presenta volutas sobrepuestas.

Capitel interior del lado izquierdo    Capitel interior del lado derecho

Capitel exterior del lado izquierdo


La portada está construida en un cuerpo adelantado al muro y por tanto, sobre la puerta había un tejaroz apoyado en una cornisa decorada con rombos, que a su vez se sustentaba en seis canecillos decorados con un rollo en la parte inferior. El del lado más oriental se perdió al levantar el muro de la capilla lateral.


En el interior del templo, en una capilla abierta en el muro norte, se encuentra la pila bautismal. Es de factura muy sencilla y sin decoración.