Cantabria


San Martín de Hoyos
(Valdeolea)

42º 55,899'N ; 4º 09,239'O    




El pequeño templo dedicado a San Martín se sitúa en el centro del pequeño núcleo urbano. Conserva en buena parte su fábrica románica de mediados del siglo XII, hecha a base de sillares bien tallados y dispuestos en hileras regulares.


Conserva de época románica la planta de su nave rectangular con cubierta de madera. Está rematada al este por un ábside semicircular, precedido por un corto tramo presbiteral cubierto con bóveda de cañón ligeramente apuntada. 

Exterior del ábside   Interior del ábside

Este es de factura muy simple. En la parte centra abría una ventana de medio punto y abocinada, que fue cegada y de la que sólo vemos parte de su traza. En su lugar se abrió una ventana cuadrada en el muro sur del presbiterio.


Una imposta ajedrezada recorre el ábside tanto por fuera como por dentro, marcando el punto donde comienza la bóveda.

Bajo el tejado vemos una cornisa apoyada en nueve canecillos, la mayoría esculpidos. El primero desde el lado sur presenta esculpida la cabeza de un ciervo. El  siguiente también es una cabeza de animal, en este caso un toro o una vaca. Los sigue un canecillo con una bestia de cuatro patas. Los dos siguientes y el séptimo presentan decoración de caveto. El sexto, en cambio, tiene representado a un personaje que sostiene una bota sobre sus hombros. El octavo tiene una cabeza muy erosionada y que parece de una oveja. El último canecillo es de proa de barco.

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido


En el muro norte del presbiterio, se adosó una sacristía entre los siglos XVI - XVII. Esto no supuso la desaparición de los canecillos de este sector, que aún se pueden ver por encima del tejado de la sacristía. No presentan ninguna decoración pues son de caveto.

Antes de terminarse la construcción románica se decidió dotar al templo de dos capillas laterales justo después del arco triunfal. están cubiertas con bóveda de cañón, perpendicular a la nave, que arranca de una sencilla imposta. Ambas presentan una ventana. En este caso la del lado sur es de factura moderna y sustituyó a la original, que como ocurre en la capilla norte, era de medio punto.

capilla norte   capilla sur

La capilla del lado izquierdo se abre a la nave mediante un arco de medio punto, reseguido por un guardapolvo liso. El arco se apoya en dos columnas adosadas, que tienen sus capiteles esculpidos. El izquierdo presenta una decoración vegetal a base de volutas y bolas.

Capitel vegetal de la capilla norte   Capitel vegetal de la capilla norte

El de la derecha, en cambio, tiene esculpidos a dos animales sentados, que se dan la espalda, pero que giran sus cabezas para lamerse la cola. Desgraciadamente está bastante erosionados.

Capitel con animales de la capilla norte

Capitel con animales de la capilla norte   Capitel con animales de la capilla norte


La capilla del lado sur, tiene un acceso similar a la del lado norte. La diferencia más significativa es que el guardapolvo está decorada con flores de cuatro pétalos circunscritas y dientes de sierra.


Los capiteles de las columnas tienen los cimacios decorados con motivos geométricos.


El capitel izquierdo tiene esculpida una batalla entre caballeros, de factura muy tosca.

Capitel con una lucha entre caballeros de la capilla sur   Capitel con una lucha entre caballeros de la capilla sur

El capitel de la derecha tiene un original cabeza humana, con la barba alargada. Está rodeada por volutas.

Capitel con una cara humana de la capilla sur

Capitel con una cara humana de la capilla sur    Capitel con una cara humana de la capilla sur


El arco triunfal es apuntado y está doblado. El arco interior se apoya en dos columnas adosadas.


El capitel del lado izquierdo está muy desgastado, pero todavía podemos ver águilas con las alas abiertas y volutas sobre sus cabezas. En la cara frontal, entre las dos águilas vemos a un león. El cimacio está decorado con un entrelazado.

Capitel del arco triunfal   Capitel del arco triunfal

En el lado derecho vemos un capitel decorado con cuadrúpedos enfrentados en los ángulos, probablemente leones. En la cara frontal, sobre los hombros de los animales vemos dos flores entrelazadas. El cimacio también presenta decoración a base de entrelazados.

Capitel del arco triunfal   Capitel del arco triunfal

Capitel del arco triunfal   Capitel del arco triunfal


A los pies de la nave se conserva una pila bautismal, decorada con motivos muy simples. 


Nos llama la atención una pequeña figura humana con los brazos alzados y una cabeza desproporcionada.


Completan la decoración dos cruces, ajedrezados, rombos y arcos ciegos.


Se accede al templo por una puerta abierta en el muro sur, protegida por un pórtico de factura posterior. Está formada por cuatro arcos de medio punto en gradación, protegidos externamente por un guardapolvo ajedrezado. No presenta columnas.


El arco interior es liso, el siguiente presenta una decoración con doble bocel. El tercer arco tiene decoración en forma de soga y el más exterior presenta una decoración de bocel.


Encima de la puerta vemos los canecillos en que se apoyaba un tejadillo, sustituido por el pórtico del siglo XVIII. Todas tienen decoración de caveto, a excepción de uno que parece tener esculpida una liebre y otro con cuatro cavetos sobrepuestos.

Canecillo esculpido    Canecillo esculpido

Corona el muro oeste una espadaña. En la época en que se reformó el templo se construyó una estructura que aloja la escalera que permite el acceso a las campanas, pero que al mismo tiempo oculta prácticamente el campanario.


En ella hay una lápida donde se esculpió el nombre de sus promotores: Pedro de Solorzano y su esposa María. Desgraciadamente, está bastante erosionada y actualmente es prácticamente ilegible.


A escasos 300 metros al suroeste del templo, en las afuera de la población, encontramos una fortificación medieval.