Cantabria


Santa Cruz de Castañeda
(Castañeda)

43º 18,871'N ; 3º 56,529'O    




Desgraciadamente no se conservan muchos documentos que nos hablen de este edificio en la antigüedad, pues varios incendios acabaron con ellos. Así pues, la primera referencia escrita la encontramos en el cartulario de Santa María de Puerto, de Santoña, en junio de 1092, en un intercambio de bienes entre los dos abades. Es probable que sus orígenes se remonten al siglo X, como la mayoría de los templos importantes de la zona, pero la falta de documentación no nos permite afirmarlo con seguridad.


Del antiguo monasterio sólo se conserva la iglesia, levantada a finales del siglo XI o principios del XII. Su excelente fábrica con sillares bien tallados y dispuestos en hileras regulares nos habla que fue un monasterio favorecido con numerosas donaciones de nobles o quizás incluso reales. El hecho que esté dedicada a la Santa Cruz nos hace pensar en la posibilidad de que se veneraran reliquias de la Cruz de Cristo, pero no tenemos ninguna constancia. Si fuera así, quedaría justificada su "riqueza".


La planta resulta compleja de interpretar, al menos cuál fue el planteamiento original. Se cree que a finales del siglo XI o principios del XII, se quería construir una sola nave rematada al este por un ábside semicircular, con una torre campanario adosada al sur del templo. Es probable que durante la construcción del ábside se alterara el proyecto inicial con la intención de crear una iglesia de tres naves. El problema es que la torre campanario ya se encontraba en un momento avanzado de su construcción e impedía crear una nave por el lado sur. Por este motivo, se decide construir un templo de una sola nave, pero encabezada por un transepto en el que se abrirían tres ábsides hacia levante. De estos sólo se conservan el norte y el central, pues el del lado sur fue eliminado en 1706 para construir la sacristía y una capilla por orden de Juan de Frómesta Cevallos.


El ábside central es mucho mayor que el del lado norte. Está precedido de un tramo presbiteral cubierto por una bóveda de cañón, que arranca de una imposta decorada con palmas.


Exteriormente está dividido en tres espacios, flanqueados por columnas, que se van haciendo más delgadas a medida que se gana altura. Estas columnas llegaban hasta la cornisa que hay bajo el tejado, pero actualmente ha desaparecido el último tramo de su fuste, excepto en la columna situada más al norte.


Por suerte si que conservamos sus capiteles. El que se encuentra en la unión entre el ábside y el presbiterio sur está decorado con volutas y bolas con caperuza. El siguiente capitel también tiene una decoración con volutas. El otro capitel central tiene dos águilas con las alas abiertas y volutas en la parte superior. El último capitel tiene también volutas y bolas con caperuza.

Capitel del ábside   Capitel del ábside

Capitel del ábside   Capitel del ábside


También se divide el ábside en tres partes horizontalmente gracias a dos impostas: la superior decorada con motivos florales y la inferior con un ajedrezado.


En cada uno de los espacios que hay entre las dos impostas y las columnas, se abre una ventana, que ilumina el interior del presbiterio. El arco de medio punto de las tres ventanas está decorado con una arquivolta con dientes de sierra, protegida por un guardapolvo esculpido con hojas de palma y con unas pequeñas perlas entre ellas.

Ventana del ábside   Ventana del ábside   Ventana del ábside

El capitel izquierdo de la ventana sur está decorado con dos leones enfrentados en la parte inferior y diferentes cabezas esculpidas en la parte superior. En el lado derecho tenemos dos registros de bolas con caperuza.

Capitel con cuadrúpedos   Capitel con bolas

En la ventana central encontramos el capitel izquierdo decorado con hojas de acanto, mientras que en el derecho vemos a dos cuadrúpedos que se muerden el lomo, por debajo de unas volutas.

capitel vegetal   Capitel con cuadrúpedos

La ventana del lado norte presenta un capitel izquierdo decorado con un ave y bolas con caperuza, mientras que en el capitel derecho encontramos nuevamente dos cuadrúpedos, que en este caso se muerden el lomo entre ellos.

Capitel con un ave   Capitel con cuadrúpedos

En el presbiterio y en todo el tambor absidal, podemos ver canecillos esculpidos bajo el tejado. En el presbiterio sur vemos una bola en un canecillo de caveto, otro de caveto con unas volutas esculpidas en los laterales, una cabeza de animal que tiene algo entre los dientes, un par de animales que se muerden mutuamente las patas, un músico sentado que toca un instrumento de cuerda, un personaje que se toca el pene y un personaje que tiene algo sobre las rodillas.

Canecillos del presbiterio   Canecillos del presbiterio

Ya en el tambor absidal encontramos dos canecillos decorados con volutas. El tercero presenta una cabeza de bestia con la lengua fuera. A continuación vemos a dos cabezas humanas, una cabeza de una bestia feroz y una cabeza de cabra.

Canecillos del ábside   Canecillos del ábside

Canecillos del ábside


En el tramo central hay un canecillo con volutas en los lados, como el que hemos visto en el presbiterio, uno con tres cavetos en gradación y una pirámide, un personaje que está tocando el arpa, una cabeza humana, de nuevo caveto en gradación y la cabeza de una bestia.

Canecillos del ábside   Canecillos del ábside

El primer canecillo tiene una bola con caperuza. El siguiente es como el primero del tramo anterior, con volutas en los lados. Después encontramos, un caveto del que sale una punta de diamante, uno también de caveto, pero con un medio disco, uno con una cabeza de vacuno y uno con cavetos en gradación y una bola con caperuza.

Canecillos del ábside   Canecillos del ábside

Canecillos del ábside


En cuanto al lado norte del presbiterio, algunos de los canecillos repiten los motivos que ya hemos visto anteriormente, como los cavetos en gradación que encontramos en los dos primeros. A continuación encontramos un animal que engulle a un hombre, un cilindro, cavetos en gradación y la cabeza de un monstruo.

Canecillos del presbiterio   Canecillos del presbiterio

Por la parte interior, el ábside y el presbiterio están decorados con dos líneas de imposta, que como en el exterior, están decoradas con un ajedrezado la inferior y con motivos florales la superior. Entre las dos impostas del tambor absidal abren las tres ventanas, que ya hemos descrito anteriormente. En este caso no tienen arquivoltas ni columnas y sólo están decorados con el guardapolvo, que resulta de adaptar la imposta superior al arco de la ventana.


Por debajo de la imposta inferior, encontramos ocho arcos ciegos de medio punto: cuatro en el presbiterio y cuatro en el ábside. Los arcos del presbiterio están decorados con bocel y guardapolvos con motivos vegetales.

Arcos del presbiterio   Arcos del presbiterio

Arcos del ábside


El primer capitel del lado norte está decorado con dos hileras de bolas con caperuza. El capitel central tiene esculpido un cuadrúpedo que muerde en el lomo a un león, que está enfrentado con otro. Detrás de ellos, vemos un personaje, que sobre sus rodillas tiene las patas delanteras de los leones. Algunos estudiosos han identificado esta escena con la de Daniel con los leones. También podemos ver pequeñas cabezas de felino, que muerden las colas de los dos leones. El último capitel de este lado está decorado con pelícanos, que se pican a sí mismos. En la parte superior del capitel vemos una cabeza de animal con la boca de rana, en cada cara.

Capitel del presbiterio   Capitel del presbiterio

Capitel del presbiterio


En el otro lado del presbiterio vemos a dos leones, que tienen las cabezas

 unidas en el ángulo del capitel, que cogen con sus patas a un pequeño animal, que ha perdido la cabeza. El capitel central está decorado con águilas con las alas abiertas. En la parte superior del capitel vemos cabezas de animal en el centro de cada cara. Acabamos este grupo de capiteles, nuevamente con leones enfrentados, en este caso compartiendo la cabeza. En el cimacio vemos aves que se entrecruzan.


Capitel del presbiterio   Capitel del presbiterio

Capitel del presbiterio


El ábside también está decorado con unos arcos ciegos, en esta caso presentan bolas por la parte exterior y por el intradós. Sus capiteles también están decorados. Empiezan nuestra descripción por capitel situado más a la izquierda del ábside. En él se representaron hojas de acanto. En el siguiente capitel se ve a un hombre y una mujer abrazándose, que ha sido interpretado como una despedida. En la parte central del capitel vemos una lucha entre caballeros. El de la derecha hiere con la lanza a su rival en el cuello. Este, en cambio, hace impactar su lanza en el escudo. En el lado oriental encontramos dos hombres peleándose y cogiéndose por el cuello. El capitel central está decorado con bolas con caperuza y volutas.

Capitel del ábside   Capitel del ábside

A continuación tenemos un capitel decorado con tres leones rampantes. El primero apoya sus patas en una figura humana. Los otros dos beben de un recipiente. En el último capitel del ábside encontramos a leones que se muerden el lomo.

Capitel del ábside   Capitel del ábside

Desgraciadamente, no podemos ofrecer mejores imágenes de los capiteles, pues no se permite el acceso al presbiterio.

Ante la ventana central encontramos la imagen de Cristo Crucificado de época gótica, flanqueado por las tallas de San Juan y de la Virgen.


En la intersección entre la nave y el transepto se levanta una cúpula, que exteriormente se muestra como un cimborrio octogonal de no demasiada altura. En cada uno de los muros del piso inferior, se abre una pequeña ventana apuntada, a excepción del muro norte, que es trilobulada. La del lado oeste, si existió, desapareció en el momento de la construcción de la cubierta actual de la nave. El piso superior es macizo, aunque en algunos muros vislumbran los rastros de alguna ventana, así como bases y columnas, que parece que no se llegaron a abrir.

cúpula   cimborrio

La transformación entre el espacio cuadrado del crucero en octogonal del cimborrio se hace mediante trompas escalonadas.


Exteriormente vemos que la cornisa de bajo tejado no tiene decoración, si bien está apoyada en canecillos que si están decorados. En el muro sur podemos ver dos canecillos en forma de caveto, después una caperuza que protege una lengüeta sin bola, uno con dos cavetos en gradación y una bola, un canecillo con un animal que esconde la cabeza entre las patas delanteras, otro con una piña, uno con una cabeza humana y uno con un caveto y una bola. A continuación, en el chaflán sureste, encontramos un canecillo con una bola con caperuza por arriba y por abajo, uno con tres cavetos en gradación y una bola con caperuza, uno de caveto, una figura muy erosionada y termina con un canecillo en el que vemos a un personaje sentado enseñando su miembro.

Canecillos del cimborrio   Canecillos del cimborrio

En el muro este vemos alguna cabeza de animal, pero la mayoría son de caveto. En el muro norte también predominan los canecillos lisos, probablemente por que fue rehecho en algún momento. Así pues vemos una cabeza de animal en el primer canecillo, cinco canecillos de caveto, uno con doble caveto, uno con una bola con caperuza y uno con un medio cilindro. En el siguiente chaflán vemos una bola con caperuza y tres canecillos de caveto.

Canecillos del cimborrio   Canecillos del cimborrio

La cúpula se apoya en cuatro arcos torales dobles de medio punto, que se apoyan en columnas adosadas. El capitel izquierdo del arco triunfal está decorado con una persona que está de pie y tiene un bastón en forma de T. A su izquierda hay unas bestias fantásticas que engullen a un hombre. En el capitel derecho vemos dos águilas que entre sus garras tienen peces o liebres. Se completa la decoración con bolas con caperuza.

Capitel del arco triunfal   Capitel del arco triunfal

El capitel norte del arco que comunica el crucero con la nave está decorado con dos parejas de leones enfrentados. También hay una figura humana detrás de la pareja más oriental, que pone sus manos en los lomos de los animales. Con la otra pareja de leones también hay un personaje, que en este caso está encima la grupa de uno de ellos. En la parte central del capitel encontramos una cabeza de animal que está devorando a dos pequeñas aves. Se completa la decoración con otras cabezas de animales y volutas. En el capitel del lado sur volvemos a encontrar cuatro leones. Los dos del ángulo oriental están enfrentados y apoyan sus patas delanteras en las rodillas en un personaje, que parece abrazarlos. Nuevamente, algunos estudiosos la han identificado como Daniel y los leones. En la parte superior del capitel vemos cabezas de animales y perdices que entrecruzan sus cuellos.

Capitel del arco toral oeste   Capitel del arco toral oeste

Se accede a los brazos del transepto mediante dos grandes arcos, similares a los que hemos descrito anteriormente, con la diferencia que estos están cegados en su parte superior, hasta que se abre otro arco, que este si permite el paso al transepto. En el arco del brazo norte encontramos un capitel con pequeñas cabezas en la parte central y bolas con caperuza en el lado izquierdo. En el capitel derecho, que está muy erosionado, encontramos a Adán y Eva en torno a un árbol. En la otra cara un gran cuadrúpedo se acerca hacia Adán.

Capitel del arco toral norte   Capitel del arco toral norte

El arco interior, que permite el acceso al brazo norte del transepto, también es doble y el interior descansa en dos columnas con los capiteles esculpidos. En el lado izquierdo vemos hojas de acanto y bolas con caperuza. En la cara frontal hay una cabeza de león, que sostiene entre los dientes un par de pájaros. En el capitel derecho encontramos dos parejas de leones enfrentados y con la cabeza unida en los ángulos. Encima, en la cara frontal, vemos una cabeza felina, de la que salen volutas.

Capitel del arco norte del crucero   Capitel del arco norte del crucero

En el lado sur del transepto se repite la misma estructura. El arco toral tiene sus capiteles decorados con leones enfrentados. En el lado izquierdo vemos a un personaje encima de uno de los leones y con sus manos en la cabeza de la bestia. ¿Se podría tratar de Sansón?. En el lado derecho tenemos dos leones más, encima de los cuales hay dos cabezas de animal y volutas.

Capitel del arco toral sur   Capitel del arco toral sur

El arco que daba paso al brazo sur del transepto, actualmente la capilla de Frómesta, fue decorado en el momento en que se reformó esta capilla. En cambio, se mantuvieron intactos sus capiteles. El del lado izquierdo también tiene leones. En este caso son cuatro, que se enfrentan por parejas. Los dos animales de la derecha no tienen melena y por lo tanto, parecería que son leonas. En el centro de cada cara, en la parte superior, vemos una cabeza de animal, que muerde las colas de los leones. El capitel derecho está decorado con bolas con caperuza. También vemos unas cabezas de animal en la parte central superior de los lados cortos del capitel.

Capitel del arco sur del crucero   Capitel del arco sur del crucero

En el lado norte del transepto se abre el único ábside lateral que se ha conservado. Es muy probable que el del lado sur fuera igual. Es mucho más simple que el central. Exteriormente presenta una imposta ajedrezada por debajo del nivel de la ventana. Esta se abre en la parte central del tambor absidal, es de tipo aspillera y está formada por un doble arco de medio punto en gradación.


Interiormente, la ventana, está decorada con un arco decorado con baquetón la parte interna y con dientes de sierra la externa. Este arco descansa en dos columnas con los capiteles esculpidos. El capitel derecho tiene bolas con caperuza y volutas en los ángulos y el capitel izquierdo es de temática vegetal. La ventana está enmarcada entre dos impostas, que recorren el tambor absidal. La inferior es ajedrezada, mientras que la superior tiene motivos florales.

Interior del ábside    Ventana del ábside norte

Destacamos el arco triunfal, de medio punto. Sus capiteles están decorados con leones enfrentados en el lado izquierdo y bolas con caperuza en el lado derecho. Entre las bolas encontramos una cabeza de animal en la parte superior de la cara frontal.

Capitel del arco triunfal del ábside norte   Capitel del arco triunfal del ábside norte

Bajo el tejado, hay una cornisa apoyada en canecillos esculpidos. Podemos ver cuatro rollos horizontales en el primer canecillo de la izquierda y tres cavetos en gradación en el segundo. Estos dos son de difícil contemplación, por que se encuentran en la unión entre los dos ábsides. A continuación hay una cabeza de bestia monstruosa, un canecillo con caveto y una punta de diamante, uno con una cabeza humana barbada, otro con cavetos en gradación y un nuevo animal con la boca abierta. Le sigue un canecillo con una cabeza humana, que tiene la boca cerrada con una cuerda, uno con un cerdo, otro que parece tener esculpida una cruz muy erosionada, una cabeza de animal, una bola con caperuza y dos cavetos sobre los que hay un cilindro.

Canecillos del ábside norte   Canecillos del ábside norte

Canecillos del ábside norte   Canecillos del ábside norte


También encontramos canecillos esculpidas en el muro este del transepto norte, por encima del ábside. El canecillo situado más al norte es una especie de disco donde se han esculpido tres volutas en los lados. Los dos siguientes tienen una cabeza de animal y el cuarto una bola con caperuza. A continuación hay dos espirales unidas, un canecillo formado por tres cavetos en gradación, uno con un cerdo, otro con tres cavetos y un disco y el último presenta una cruz griega.

Canecillos del trassepte norte   Canecillos del transepto norte

La actual nave norte es la suma del brazo norte del transepto, construido a finales del siglo XI y principios del XII, con tres tramos levantados un siglo más tarde. En el transepto, cubierto con una bóveda apuntada perpendicular a la nave, se conserva actualmente el antiguo retablo mayor, de estilo romanista y en el que se venera la talla de la Virgen, conocida como la Virgen de la Manzana, pues sostiene este fruto con la mano derecha.

retablo mayor   Virgen de la Manzana

Encontramos una talla gótica en el retablo que hay en la capilla que sustituye al brazo sur del transepto. En este caso se trata de la Virgen del Rosario.

Retablo del Roser   Virgen del Rosario

Desde el brazo norte del transepto y mediante un arco de medio punto accedemos al primer tramo de la nueva nave. Está cubierto con una bóveda apuntada.


Adosado al muro de separación entre estos dos espacios, hay un arco apuntado que a la izquierda descarga su fuerza en una doble columna, que tiene dos capiteles decorados con motivos vegetales.


A la derecha vemos un arcosolio, formado por dos arcos apuntados en gradación y protegidos por un guardapolvo decorado con pequeños arcos de medio punto. El arco exterior se apoya en columnas dobles, que tienen sus capiteles decorados con motivos vegetales. El sepulcro que aloja tiene escudos de la casa de los Lara.

arcosolio      Capiteles del arcosolio

En la parte interior del arcosolio vemos decoración pictórica de los siglos XVI o XVII, donde Cristo sale resucitado del sepulcro, mientras los soldados duermen.


Frente a este arcosolio, encontramos una tapa de sepulcro en el suelo, que está decorada con motivos vegetales y entrelazados. En los laterales que corresponden a la cabeza y los pies, vemos esculpidas cruces circunscritas.

El segundo tramo de la nave está cubierto con una bóveda de crucería, con cuatro grandes nervios. Estos arrancan directamente del muro en el lado sur, donde se esculpió la figura de un atlante y de una arpía.

Atlante    Atlante

En cambio, en el muro norte los nervios descargan su empuje en columnas con los capiteles esculpidos. El del lado derecho presenta un centauro, que apunta con su arco a una bestia alada. El del lado izquierdo es de temática vegetal, como los capiteles de los arcos fajones que flanquean a estos capiteles.

capiteles    capiteles

Cabe destacar que el fuste de la columna donde descansan los nervios de la bóveda está decorado con una cabeza animal y con un león que tiene una figura humana entre sus garras.

Ninguno de bestia    León con una prisa

En el muro sur de esta nave, vemos un doble capitel que ha perdido el fuste de las columnas. Este descargaba la fuerza del arco fajón, que separa el segundo del tercer tramo. Está decorado con dos arpías.


En este segundo tramo se abre una capilla orientada al norte, construida entre los siglos XVI y XVII y que es conocida como la capilla del calvario.


En el muro opuesto también se abre un arco, que en este caso comunica con la nave original románica. Entre este arco y el arcosolio descrito anteriormente, encontramos una tapa de sarcófago, que tiene una inscripción en su tapa.


El último tramo se vuelve a cubrir con una bóveda apuntada. En él se abrían dos puertas de acceso, una de las cuales ha sido parcialmente cegada y convertida en ventana. Estos dos accesos fueron protegidos por un porche y rejas en el siglo XVI. Las dos puertas son de arco apuntado apoyado en columnas, que tienen los capiteles de tipo vegetal.


Sólo entrar, a la izquierda, vemos un gran arco ciego apuntado, que descansa en dos columnas con capiteles vegetales.


Sorprende ver la misma estructura para el exterior, pero no hemos sabido encontrar si inicialmente también fue un acceso o simplemente dos arcosolios.


De hecho, por la parte interior, encontramos otra tapa de sepulcro a sus pies.


En el otro lado de la puerta encontramos otro arcosolio, que aloja el sepulcro del abad Munio González (1331). Este tiene una estatua yaciente en la tapa, con un perro a sus pies y motivos heráldicos en la cara frontal. El sepulcro está apoyado sobre tres leones. El arcosolio está formado por tres arquivoltas, que se apoyan en tres parejas de columnas con capiteles esculpidos con motivos vegetales.


Delante vemos una sencilla pila bautismal, que tiene unas grandes cruces grabadas y un motivo de soga en la parte superior.


La nave original románica fue reformada en el siglo XVII. Se cree que la original tenía una cubierta de madera, pero actualmente presenta una bóveda de piedra, reforzada por dos arcos torales dobles, que se apoyan en columnas con capiteles barrocos.


Su acceso principal se encuentra en el muro oeste de la nave original. Es una portada formada por ocho arcos de medio punto en gradación, protegidos por un guardapolvo decorado con flores circunscritas. Los arcos están decorados alternativamente con baquetones y escocias.


Los arcos decorados con baquetón se apoyan en columnas. Los capiteles están en muy mal estado de conservación, pero todavía se vislumbran parejas de animales con las cabezas enfrentadas, como leones, grifos o felinos.

Capiteles de la portada   Capiteles de la portada

Capiteles de la portada   Capiteles de la portada


En el lado sur, al oeste del crucero, se levanta la torre campanario. Tiene cuatro pisos de altura, el superior más estrecho que los otros.


En el piso inferior se abren dos ventanas de aspillera en los muros oeste y sur. También en estos muros se abre una ventana de medio punto en el segundo piso. En el tercero también había una ventana en estas dos paredes y probablemente en la del lado este, pero quedó cegada por la construcción del transepto. También fue cegada la ventana del lado oeste y la del lado sur ha sido muy reconstruida.


Pero sin duda lo más interesante es el piso superior, donde se abre una ventana geminada en cada muro.


El capitel del lado oeste está decorado con las imágenes de Adán y Eva y la serpiente enroscada en un árbol. En la otra cara del capitel vemos a un hombre con un bastón en forma de T.


Los otros capiteles están decorados con leones.

Capitel del campanario   Capitel del campanario

Los canecillos que podemos ver bajo el tejado del lado oeste están decorados con dos animales luchando, con un mono que se toca sus partes con una mano y la cabeza con la otra, un personaje que sostiene una bota, pero que también nos enseña su miembro, una bola, una cabeza de animal muy erosionada, la cabeza de una cabra y un cuadrúpedo.

Canecillos del muro oeste    Canecillos del muro oeste

En el muro sur vemos a una bestia con la boca abierta, dos animales mordiéndose, un disco, una cabeza de un felino que saca la lengua, dos cabezas de animales muy erosionados y la cabeza de un toro.

Canecillos del muro este    Canecillos del muro este

Canecillos del muro este


En el muro este vemos tres rollos en un mismo canecillo, uno con un disco y otro con una cabeza de animal bastante erosionada. También vemos un canecillo formando una especie de prisma, formado por varias capas, uno con un aspa que rodea a una bola y dos con animales.

Canecillos del muro este    Canecillos del muro este

Canecillos del muro este


Sorprende encontrar unos elementos decorativos en el ángulo suroeste del campanario. Están colocados de manera poco ordenada. Se trata de fragmentos de imposta ajedrezada y dos bolas circunscritas. Probablemente son fruto de alguna reparación que sufrió la torre.