Cantàbria


Santa Maria de Retortillo
(Campoo de Enmedio)

42º 59,138'N ; 4º 06,819'O    




Este templo se alza sobre los restos de lo que en el pasado fue la ciudad romana de Julióbriga. En los alrededores de la iglesia podemos ver las numerosas estructuras de edificios que se han excavado hasta el momento.

Domus romana   restos romanos

En el cartulario de Santillana del 1057 encontramos la primera mención del lugar de Rivo tortillo. Posteriormente es difícil localizar documentos que nos hablen de este lugar y no podemos concretar si el templo dependía de este monasterio o simplemente tenía algunos bienes en la zona.


La iglesia está formada por una sola nave, creemos que inicialmente cubierta con bóveda de cañón reforzada por dos arcos fajones, pero que posteriormente se sustituyó por una bóveda gótica, que es la que ha llegado hasta nuestros días. Está rematada al este por un ábside semicircular, precedido por un presbiterio bastante interesante.


Exteriormente el ábside está dividido en tres espacios gracias a dos contrafuertes, que en la parte superior se transforman en dos columnas dobles. En cada uno de estos tres espacios se abre una ventana de medio punto y abocinada.


Las ventanas del lado derecho e izquierdo tienen sus arcos en gradación, sin ninguna columna. Un guardapolvo recorre el arco exterior y se prolonga por el resto del tambor absidal a modo de imposta. Está decorado con motivos florales. Por debajo las ventanas encontramos una imposta decorada con motivos muy similares.

Ventana sur del ábside    Ventana norte del ábside

La ventana central, en cambio, presenta dos columnas con sus capiteles decorados. En el lado izquierdo vemos a dos animales rampantes, mientras que en el lado derecho se han representad a dos aves.

Ventana norte del ábside

Capitel con cuadrúpedos  Capitel con aves


Las ventanas siguen el mismo patrón decorativo por la parte interior y por lo tanto sólo tiene columnas la central. En este caso los capiteles son de temática vegetal. Las tres ventanas se encuentran entre dos impostas decoradas con flores circunscritas. La imposta inferior se mutiló en las partes que discurría por las ventanas laterales, pues se modificaron para permitir la entrada de más luz.


Las dos parejas de columnas que dividen el tambor absidal terminan en capiteles esculpidos bajo la cornisa, que está decorada con medias bolas. A pesar de estar bastante erosionados, en uno de ellos podemos ver a dos cuadrúpedos enfrentados y que sostienen con una pata lo que parece una cabeza humana. En el otro capitel se esculpieron motivos vegetales.

Capitel del ábside   Capitel del ábside

También bajo la cornisa, encontramos la presencia de canecillos esculpidos, muy desgastados. En el tramo sur del ábside vemos un cilindro perpendicular del caveto, una ave, una aspa con espirales en los extremos y un canecillo muy erosionado. 

canecillos esculpidos del ábside    canecillos esculpidos del ábside

También están muy erosionados los dos primeros del tramo central. En los siguientes apreciamos una cabeza humana, alguna cosa esculpida sobre un caveto, totalmente erosionada y una águila que ha perdido la cabeza.

canecillo esculpido del ábside

canecillos esculpidos del ábside    canecillos esculpidos del ábside


En el último tramo encontramos un animal, probablemente un ciervo, otro canecillo con algo esculpido en el caveto, y otro animal curvado.   

Canecillo esculpido del ábside    canecillos esculpidos del ábside

Esta decoración continuaba en el presbiterio y en los muros laterales de la nave, si bien se han perdido algunos tramos por las reparaciones que ha sufrido el templo a lo largo de los siglos o por la erosión. En el lado sur del presbiterio vemos decoraciones a base de cruces inscritas en un cuadrado en el primer canecillo. El segundo está tan erosionado que es imposible saber que representaba. Los tres siguientes tienen tres secciones de pirámide truncadas. Los dos últimos parecen representar a una figura humana y una liebre. 

canecillos esculpidos del presbiterio    canecillos esculpidos del presbiterio

Los canecillos del lado norte presentan una elevada erosión. Creemos que los dos primeros representaban dos cabezas humanas, mientras que el tercero tiene una bola encapuchada. A continuación vemos un pájaro con su cría y dos canecillos con secciones de pirámide truncadas.

canecillos esculpidos del presbiterio    canecillos esculpidos del presbiterio

El interior del presbiterio está bellamente decorado con dos parejas de arcos ciegos de medio punto, bajo una imposta, que es la prolongación de la inferior del ábside.

Interior del ábside

Arcos del presbiterio    Arcos del presbiterio


Los arcos están decorados externamente con un guardapolvo ajedrezado, Justo encima del punto de unión entre los dos arcos, en el enjuta se colocaron dos animales esculpidos. En el muro norte vemos dos aves que se dan la espalda (palomas o perdices). En el muro sur, en cambio, se esculpieron dos leones enfrentados.

Dos aves del lado norte    dos leones

Cada una de estas parejas de arcos se apoyan en tres columnas con los capiteles esculpidos. En el muro norte vemos un capitel vegetal a la izquierda. El capitel central presenta a una mujer flanqueada por dos leones, que le ponen una pata sobre el pecho, mientras ella tiene sus manos en el vientre. El último capitel tiene esculpidos dos grifos enfrentados.

capitel vegetal    Capitel con grifos

Capitel con una mujer y dos leones


Los grifos enfrentados son también los protagonistas del capitel izquierdo del muro sur. El capitel central es bastante singular. Está lleno de animales fantásticos, que en los ángulos abrazan y tienen la cabeza común. En los laterales del capitel encontramos otro de estos seres en posición rampante. Destacan sus ojos muy rasgados. El tercer capitel tiene esculpidas unas bolas con capucha, distribuidas en dos niveles.

Capitel con grifos    Capitel con bolas

Capitel con animales fantásticos    Capitel con animales fantásticos+


Si levantamos la vista nos encontraremos con el arco triunfal de perfil apuntado. Este descansa en dos columnas, que tienen unos capiteles bellamente esculpidos. De hecho, son los elementos escultóricos más interesantes del templo.


El capitel del lado norte representa a dos caballeros en plena lucha. Uno de ellos lleva una lanza que está impactando en el escudo de su rival, que levanta la mano blandiendo una espada. El que recibe el impacto de la lanza tiene un escudo redondo, típico de los ejércitos musulmanes y el otro tiene un escudo de gota de agua y lleva cota de malla, características de un caballero cristiano. Por lo tanto, nos representa la clásica lucha entre el bien y el mal.


En el capitel del lado de mediodía volvemos a encontrar una lucha entre caballeros, en este caso ambos armados con una espada y vestidos con cota de malla. Entre ambos vemos a una mujer, que se interpone y coge con las manos las riendas de los caballos. En ambos capiteles detrás los caballeros se esculpió un rico repertorio de motivos vegetales.


Es interesante la base de la columna norte, donde podemos ver cabezas esculpidas en los ángulos.


La imposta, que separa la bóveda del ábside y la del presbiterio de los muros laterales. está bellamente decorada con flores circunscritas.


Actualmente se accede al templo únicamente por el muro sur. Allí encontramos una puerta de muy sencilla factura, formada por tres arcos de medio punto en gradación.


Los arcos descansan directamente en los cimacios decorados con motivo de nido de abeja, los del lado derecho.


Encima de la puerta hay empotrado en el muro un tímpano. Se desconoce el motivo por el que se encuentra en esta posición. Una posible teoría es que formara parte de un momento constructivo anterior, o formara parte de la otra puerta que tiene el templo.


En el tímpano vemos representado dos monstruos alados, que se cogen por una de las patas. De la otra pata delantera les sale una cruz. Sobre las patas que entrecruzan hay una cruz circunscrita. Encima de las dos bestias encontramos a dos ángeles que sostienen una cruz latina de tipo asturiano.


Pero el templo tenía otra puerta mucho más monumental. Esta se abre en el antiguo muro oeste del templo bajo la gran espadaña de dos pisos. En algún momento se decidió ampliar el templo hacia poniente y se añade una capilla, donde se colocó la pila bautismal románica, que dejó la portada oculta desde el exterior. Por suerte, se conservó ...


Está formada por tres arquivoltas de medio punto en gradación y decoradas con bordón. Las tres descansan en un par de columnas con los capiteles esculpidos.


En el lado izquierdo, aunque erosionados, se pueden ver varios animales enfrentados como arpías y leones. En el lado derecho vemos a un hombre luchando con una bestia, arpías, monstruos alados y otros animales.

Capiteles del lado izquierdo    Capiteles del lado izquierdo

Hace unos años se retiró la pila bautismal de este espacio y se colocó a los pies de la nave, en el lado norte. Es totalmente lisa, sin ninguna decoración.


Desde el interior de la sacristía podemos ver los restos de una antigua torre o escalera circular, que probablemente permitía el acceso al campanario románico.


Junto al templo y mezcladas entre los restos romanos, encontramos numerosos enterramientos de época alto medieval, algunos de los cuales son tumbas antropomorfas excavadas en bloques de piedra.


No quisiéramos terminar este texto sin un agradecimiento al rector de la parroquia, que nos permitió el acceso al templo y nos facilitó la toma de imágenes para poder hacer esta página.