Cantabria


Santa Olalla de la Loma
(Valdeolea)

42º 56,075'N ; 4º 12,140'O    




La iglesia de Santa Olalla está situada fuera del pequeño núcleo de población, en un lugar con unas vistas formidables de la zona. Fue edificada a finales del siglo XIII, aunque fue profundamente reformada en época barroca, cuando se le añadió la torre campanario actual, la sacristía y se construyó el pórtico.  


El templo tiene una sola nave, rematada al este con un ábside rectangular. Éste está cubierto con una bóveda apuntada, mientras que la nave tiene una cubierta a dos aguas de factura moderna.


El templo destaca por las pinturas murales que cubren totalmente la bóveda del ábside y el muro de levante. Están hechas a finales del siglo XV por el taller conocido como Maestro de San Felices. Recibe este nombre por que este pintor o grupo de pintores decoraron la iglesia de San Felices de Castillería y a partir de ahí, extendieron su arte por algunas iglesias del sur de Cantabria y del norte de Palencia. Su obra se caracteriza por una pintura muy plana, que busca tímidamente la perspectiva, pero con colores y un trazo muy simple y siempre dentro de paneles rectangulares.


Empezamos nuestro recorrido por las pinturas del ábside por el registro inferior del lado norte. Allí vemos a Santiago matamoros, a San Miguel derrotando al demonio y una escena de la martirio de Santa Olalla (santa Eulalia), titular del templo.

San Jaume matamoros    Martirio de Santa Olalla
San Miguel y el demonio

En el resto del ábside vemos escenas que nos hablan de la Pasión de Cristo. Justo encima encontramos representada la Última Cena, que ocupa el espacio de las tres escenas.


Esta Cena tiene algunas particularidades que la hacen especial. En primer lugar sorprende la postura que adopta san Juan, apoyado totalmente sobre la mesa. También que San Pedro aparece con las llaves del Cielo en las manos o que en la mesa predominen los peces. Por último, podemos identificar a Judas, pues es el único que no lleva nimbo.

Detalle de la Santa Cena    Detalle de la Santa Cena

Encima de la Última Cena tenemos las escenas del prendimiento de Cristo, la Flagelación y el camino hacia el Calvario. En esta escena vemos al Cirineo ayudando a llevar la Cruz a Jesús, mientras que un soldado le da una patada.

Detención de Cristo    Flagelación de Cristo
Camino del Calvario

En la parte superior del muro este, encontramos la Crucifixión. Acompañan a Cristo a su Madre, San Juan y otra mujer (¿Maria Magdalena?).


Por debajo de esta escena, encontramos dos escenas más del martirio de Santa Olalla. En el lado izquierdo está representado su juicio y en el derecho su decapitación. Desgraciadamente, esta última escena fue mutilada al abrirse una ventana en época moderna.

Martirio de Santa Olalla    Martirio de Santa Olalla

En la parte superior del lado sur, encontramos las escenas de la Piedad, con Cristo muerto en el regazo de María, el entierro en el sepulcro y la Resurrección.


la Piedad    Santo Entierro
resurrección

Bajo la escena de la Piedad encontramos a Jesús resucitado, que se aparece a María Magdalena.


El ciclo continúa con la bajada de Cristo a los infiernos y el Juicio Final.


En primer lugar vemos a Cristo en las puertas del Infierno. A continuación vemos al Mesías, ya dentro del Infierno, cogiendo por la mano a Adán, que a su vez coge también del brazo a Eva, en representación de los justos del mundo.

Cristo a las puertas del Infierno    Jesús con Adán y Eva

En el resto de la escena vemos los diferentes castigos al que están sometidos aquellos que no han obrado el bien. Vemos la gran boca de Leviatán, donde hay algún condenado. También encontramos almas de pecadores dentro de un gran caldero, en al que un demonio le aviva el fuego. Sorprende ver a dos demonios con un sierra, partiendo por la mitad a un hombre. También destaca un gran monstruo que defeca a una persona.

Leviatán y los condenados    Pecadores en la caldera
Demonios apretando a un hombre    Pecadores quemándose


Monstruo defecando a un hombre

La última escena que nos queda por describir también fue mutilada para abrir una ventana, que posteriormente fue cegada. Actualmente vemos a un soldado con un arco, que probablemente disparaba flechas a San Sebastián, que ha desaparecido.


Al sur de este ábside encontramos otro, que según los estudiosos se construyó poco después de terminar el templo. Está cubierto con una bóveda de cañón ligeramente irregular, que arranca de una sencilla imposta. Se accede a ella mediante un arco de medio punto, reseguido por un guardapolvo liso.

capilla sur    capilla sur


 

Se comunica con el ábside principal por un arco rebajado. En uno de sus muros encontramos un sillar con una inscripción. Se trata del acta de consagración del templo, a pesar de que está inacabada y está colocada de forma invertida. Podemos leer " Era MCCXII quando vista ecclesia este consegrata por manu", es decir, la iglesia fue consagrada en 1174 (que en Era Hispánica es 1212), pero no nos dice quién lo hizo.


Por la parte exterior del muro sur de esta capilla encontramos los pocos canecillos románicos que se conservan.


Destacan dos canecillos donde se han esculpido cuadrúpedos.

canecillo esculpido    canecillo esculpido

En el interior del templo se conserva la pila bautismal, de planta cuadrada y colocada sobre un tambor cilíndrico acanalado y con una base con lengüetas en los ángulos.