Provincia de Lleida


Santa Cecília de Senet
(Vilaller, Alta Ribagorça)

42º 33,471'N ; 0º 45,204'E   




El valle de Super Salentis, donde estaba la villa de Senet, fue donado por el rey Sancho Ramírez al monasterio de San Andrés de Barrabés, que dependía de San Vicente de Roda desde el 1068. La primera vez que encontramos documentada esta población es en 1118, cuando un tal Argila o Iquila, sacerdote y señor de Senet donó la villa al cenobio de Barravés.


En el siglo XII se produjeron fuertes disputas por el control del valle de Barrabés y del monasterio de San Andrés entre el obispado de Lleida y San Vicente de Roda. Finalmente el priorato de Roda cedió y aceptó una permuta de posesiones con la mitra leridana.

La iglesia fue edificada en el siglo XI, pero según consta en una lápida que hay en el interior del templo, éste fue reconstruido después de sufrir una avalancha de nieve y piedras, que también causó gran mortandad entre la población.


Está formada por una sola nave, rematada al este por un ábside semicircular, que ha quedado parcialmente oculto por el terreno. Está realizado con sillares de granito dispuestos en hileras horizontales. En la parte central del tambor absidal se abre una ventana de medio punto y un solo derrame. Es la única ventana que se conserva de época románica.

ábside    Ábside

La nave está cubierta con una bóveda de cañón, reforzada por dos arcos fajones, que han desaparecido y de los que solo se conservan las pilastras adosadas a los muros laterales, probablemente por que se tuvo que reconstruir la cubierta.

Interior del temple    Interior del temple

Posteriormente se añadió una capilla lateral en el muro norte y una en el sur.

Interior del templo

Capilla norte     Capilla sur


También se construyó posteriormente una sacristía y una torre campanario, la base de la cual hace las funciones de atrio.

Capellas y ábside     Campanario

Reloj    Campana


La puerta de acceso, situada bajo el campanario, está formada por tres arcos de medio punto en gradación.

Puerta de entrada    Campanario

Uno de los arcos se apoya en dos columnas monolíticas que tienen los capiteles esculpidos con motivos geométricos muy esquemáticos a base de rombos y triángulos.