Provincia de Girona


Sant Sadurní de Fustanyà
(Queralbs, Ripollès)

42º 20,522'N ; 2º 10,239'E     




La primera mención en un documento que encontramos de este templo data del año 978, en el acta de consagración de la iglesia se Sant Jaume de Queralbs, que dependía de Sant Sadurní. El templo que ha llegado hasta nuestros días fue construido probablemente en el siglo XII, aunque en el siglo XVI se produjeron algunas reformas.


La iglesia presenta una sola nave, rematada al este por un ábside semicircular, más estrecho que la nave.


En la parte central del tambor absidal se abre una ventana de medio punto y doble derrame.


La nave está cubierta con una bóveda apuntada, que arranca de una sencilla moldura. Buena parte de la bóveda conserva pinturas de época moderna, si bien la parte más occidental ha sido repicada.


El ábside está decorado con unas pequeñas ménsulas lisas, donde descansa la cornisa en la que se apoya el tejado.


A ambos lados de la nave se abrieron dos arcos de de medio punto para alojar altares. En el del lado sur hay una ventana de medio punto y doble derrame.


La fábrica del edificio es de sillares bien tallados, pulidos y ordenados en hileras bastante regulares. Este hecho fundamentó la leyenda que el templo fue construido por unas hadas, que vivían en unas cuevas cercanas. Sólo los hombres construyeron el campanario, de ahí la imperfección de su fábrica. La realidad es que el campanario se construyó durante las reformas del siglo XVI.


El elemento más interesante es la puerta de acceso, situada en el muro sur y protegida por un pórtico de factura moderna. Está formada por tres arcos de medio punto en gradación.


En sus batientes aún se conservan buena parte de los herrajes románicos.