Provincia de Girona


Santa Llúcia
(La Jonquera, Alt Empordà)

42º 25,646'N ; 2º 53,696'E    




Actualmente está dedicada a Santa Lucía, a pesar de que inicialmente era la parroquia del lugar de Solans y tenía la advocación de San Miguel. Este templo aparece documentado por primera vez en un diploma del rey Luis el de Ultramar del año 948, cuando se confirma como una posesión de Sant Pere de Rodes .


1.362 es una fecha clave en el futuro de este templo, pues en este año una de las sufragáneas que tenía Sant Miquel adquiere la condición de parroquia. Se trata de Santa María de La Jonquera, que pasará a gestionar algunos de los bienes y posesiones que hasta entonces eran de Sant Miquel. La pérdida de recursos económicos y de población hicieron que con el paso de los años perdiera la condición de parroquia y que a partir del siglo XVI se convierta en un santuario dedicado a Santa Lucía.

Nos encontramos ante un edificio construido en la segunda mitad del siglo XII y que no ha sufrido demasiadas alteraciones a lo largo de los siglos, que nos recuerda mucho a Santa María de Agullana .


Está formada por una sola nave, cubierta por una bóveda apuntada, que arranca de una gruesa moldura.


La nave está rematada al este por un ábside semicircular totalmente liso por la parte exterior.


En cambio, por la parte interior, separa la bóveda del tambor absidal una imposta dentada, que nos da idea de la importancia de este templo en el momento de su construcción.


En la parte central del ábside se abre una ventana de medio punto y abocinada decorada con un arco hecho con dientes de sierra y un guardapolvo incurvado.


Por la parte interior también presenta un arco de dientes de sierra.


Mantienen la misma decoración exterior las otras tres ventanas que iluminaban el templo: dos en el muro sur y una en el muro oeste, oculta actualmente por el edificio de la rectoría, construido entre los siglos XVII y XVIII.


Por encima del tejado del ábside se abren dos pequeños ojos de buey, que iluminan la nave.


Se accede al templo por una puerta abierta en el muro sur. Está formada por tres arcos de medio punto en gradación, que rodean un tímpano y dintel lisos. Protege el conjunto un sencillo guardapolvo.


Junto a la puerta encontramos empotrada una lápida gótica.


Corona el muro oeste un pequeño campanario de espadaña de un solo ojo.


En el interior del templo se conserva la antigua pila bautismal. Desgraciadamente, cuando se restauró el templo, se quiso "limpiar" la pila, pues había sido pintada a lo largo de los siglos. En este proceso se repicó de nuevo su exterior, sin darse cuenta de que también se estaban eliminando algunos elementos grabados que habían quedado ocultos por las capas de pintura.

 



Según los vecinos del lugar, el ara de altar fue retirada del presbiterio durante el tiempo en que el templo estuvo abandonado y se colocó junto a una fuente que hay cerca de la iglesia. Este hecho, ha provocado que la gente deje su testimonio, sin ser consciente de la historia de esta gran piedra.