Provincia de Girona


Santa Maria de Bell-lloc
(Santa Cristina d'Aro, Baix Empordà)

41º 50,393'N ; 2º 58,666'E      




Nos encontramos ante un caso típico de aprovechamiento de estructuras a lo largo de los siglos y de transformación de los usos de éstas. Entre los siglos I aC y el V existió en este lugar una importante villa romana, probablemente dedicada al cultivo de la vid y del cereal. A juzgar por las dimensiones de sus espacios termales hay que pensar que era una villa bastante grande y de un elevado nivel económico. Desgraciadamente, todavía no se ha podido determinar la superficie total de este edificio, sólo estudiado en los alrededores de la iglesia actual.


Al norte del templo encontramos los restos de la zona termal, que estaba formada por unos vestuarios ( Apodyterium ) situados en el lado oeste, una zona de baños de agua fría ( Frigidarium ), donde había una piscina semicircular en el norte y una zona de baños calientes ( Caldarium ) al este, donde también había una bañera calentada por un horno.


En la segunda mitad del siglo V el modelo de las villas romanas se abandona y en un momento indeterminado se recupera parte de sus edificios, ya en ruinas, para construir otra explotación agrícola y una capilla cristiana. Esta se construye en la zona de los baños, eliminando las separaciones y los pavimentos romanos. Por lo tanto nos encontramos con un edificio rectangular, con el baptisterio en el sector oeste (donde habían estado los vestuarios romanos) y con el altar al este (en la zona de baños calientes). Durante las excavaciones realizadas a mediados del siglo XX y principios del XXI se localizó la base del altar de este templo.


Para acceder al presbiterio se construyó un arco del que se conservan sus montantes. En el lado sur podemos ver todavía la imposta avanzada, que nos hace pensar que era un arco de herradura.

 



Hacia la mitad de la nave, en el muro norte, se abre una gran capilla circular. Corresponde al espacio que antiguamente había sido ocupado por la piscina termal. ¿Qué hace una capilla de estas dimensiones en un templo más bien modesto? La ausencia de sepulturas nos hace pensar que no se trataba de ninguna capilla funeraria y probablemente alojaría las reliquias de algún santo (¿San Esteban?). De hecho se localizó en este lugar una base de altar con un reconditorio. A partir del siglo V hubo una "fiebre" por la tenencia y el culto de reliquias de santos y mártires, por lo tanto podría ser perfectamente factible. Desafortunadamente no tenemos noticias antiguas de este templo, que nos permitan profundizar más en esta hipótesis, pues no lo encontramos documentado hasta el año 939 cuando estaba dedicado a San Esteban. En 1067 volvemos a encontrarlo bajo esta advocación (sanctum Stephanum de villa Filafamis ).


Lo que parece claro es que era un lugar importante del templo, pues sus proporciones son considerables comparadas con el resto del edificio. Si no hubiera tenido una función importante para la comunidad que asistía al culto en este templo, la habrían eliminado al adaptar los baños a los nuevos usos. Las únicas tumbas que se localizaron, se encontraron en la nave y no en la capilla. estaban justo delante de la comunicación entre las dos estancias y eran de dos niños, por lo tanto la idea de que fuera un lugar de veneración de reliquias toma fuerza, ante otros posibles usos.

Tanto la nave como esta capilla, parece que tendrían cubiertas de madera a juzgar por las dimensiones de sus muros. En el caso de la capilla tenía una columna en medio para sustentar la cubierta cónica.


Se accedía a este templo por una puerta abierta en el muro sur. Hay quien afirma que podría haber otra puerta en el muro oeste del presbiterio. La falta de restos arqueológicos en esta zona impide corroborar esto.

En algún momento indeterminado entre los siglos VII y X, pues los estudiosos no se ponen de acuerdo, se decide ampliar el templo por el lado sur, construyendo una nueva nave. La diferencia con otros edificios similares la encontramos en que las dos naves son independientes y sólo se comunican mediante una puerta abierta delante de la capilla circular. Seguramente esta nave se dedicó a Santa María y de ahí a que con el paso de los siglos se cambiara la advocación del templo. Nuevamente se nos plantea la duda de ¿por qué se mantienen las estructuras antiguas? ¿Qué alojaban que justificara esta decisión?

Sea como sea, esta nueva nave estaba rematada a levante por un ábside de planta poligonal por el exterior y de herradura por dentro. Exteriormente ha quedado prácticamente oculta por el edificio de la rectoría.


No es hasta el siglo XI o principios del XII que por fin se modifican de manera radical las estancias más antiguas. Se elimina la capilla circular y se sustituye por una capilla rectangular con un ábside semicircular orientado al norte.


Esta nueva capilla se cubre con una bóveda de piedra, que también se construirá en la nave primitiva. Para la sustentación de estas dos bóvedeas es necesario construir un arco en el acceso a la capilla desde la nave.


Esta disposición del templo permaneció así durante bastantes años, hasta que en 1486 los feligreses piden permiso al obispo para suprimir la nave norte y la capilla, pues había bajado mucho la demografía de la zona debido a las pestes y las guerras y probablemente no podían hacer frente a futuras reparaciones. La eliminación de estas estancias provocó la inestabilidad de la bóveda que se tuvo que reforzar con contrafuertes en los muros laterales.


Pero no acaban aquí los interrogantes sobre este templo. Si nos fijamos en su muro oeste vemos como la parte central presenta una fábrica diferente que en los laterales. En un primer momento se especuló con la posibilidad que tuviera un ábside en este muro, como algunas construcciones carolingias, pero las excavaciones realizadas entre los años 2008 y 2009 en esta zona, sólo localizaron muros de poca entidad de época romana y numerosos enterramientos. Parece más probable que se quisiera hacer una portada más importante que el acceso que había en el muro sur, pero o bien se derribó en algún momento, o bien no se llevó a cabo.


El acceso actual al templo es de factura posterior, pero se mantiene en su ubicación original en el muro sur de la segunda nave.


En el siglo XVIII se le adosa una gran rectoría en el lado sur, ocultando buena parte de la cabecera.