Provincia de Tarragona


Santa Maria del Priorato de Banyeres
(Banyeres del Penedès, Baix Penedès)

41º 16,404'N ; 1º 34,914'E     




No se tienen noticias sobre la fundación de este priorato, pero si que encontramos en varios documentos del siglo XI de una "parada episcopalem" ubicada en este lugar y que podemos interpretar como un hostal o albergue situado en un importante cruce de caminos de la época. Se cree que a principios del siglo XII, el obispo de Barcelona donó este espacio al monasterio de Ripoll para que fundara un priorato benedictino.


La primera referencia explícita al templo de Santa María de Banyeres es en el testamento de Ponç Pere de Banyeres, del año 1158. A partir de este momento son numerosas las donaciones que recibió el priorato, especialmente en el siglo XIII.

En 1559 ya no vivía ninguna comunidad y sólo había un prior nominal. Por este motivo fue unido al colegio de Benedictinos de Lleida, y posteriormente al de Sant Pau del Camp .

De las dependencias del priorato sólo se conserva la iglesia. Actualmente el templo tiene dos naves, que si bien no fueron construidas en el mismo momento, se levantaron en época medieval. Posteriormente se adosó una sacristía en el ángulo sureste.


A finales del siglo XI se construyó la nave situada en el norte. Tiene planta rectangular y está rematada al este por un ábside semicircular, que tiene una ventana abocinada en su parte central.


En el siglo XIII se construye la segunda nave, adosada al muro sur. Este muro se vació parcialmente para abrir los dos arcos formeros, de perfil apuntado, que comunican las dos naves. Los dos arcos se apoyan en un pilar cruciforme, que también sirve de base a los arcos torales que refuerzan las dos bóvedas de las naves: de cañón en la nave norte y apuntada en la sur.


También la nave sur se remató al este con un ábside semicircular, ligeramente más bajo que el de la nave norte. En la parte central del tambor absidal se abre una ventana de medio punto y doble derrame.


Se accede al templo por el muro sur, donde encontramos una pequeña puerta de medio punto dovelada.


Había otra puerta en el muro norte, actualmente cegada, que probablemente comunicaba con las dependencias del priorato o con el cementerio.


Coronan el muro oeste los restos de una espadaña de dos ojos. Las ventanas en forma de ojo de buey de este muro son de factura moderna.


En el interior del templo, en una hornacina abierta en el muro sur, encontramos una piedra esculpida donde hay una cruz occitana. Está flanqueada por dos flores. Esta piedra tiene la apariencia de un tímpano o de estela funeraria. Estaría fechada entre los siglos XII y XIII. La hornacina también presenta decoración en sus bordes, donde encontramos una moldura esculpida con flores de cuatro pétalos.

En el museo del monasterio de Montserrat se conserva desde 1951 dos lipsanotecas de madera. Estas fueron donadas al monasterio por el rector de Santa Eulalia de Banyeres. En una de ellas se localizó un escrito de principios del siglo XIV. La otra parece que inicialmente contenía una reliquia de santa Catalina.