Provincia de Girona


Sant Martí de Empúries
(L'Escala, Alt Empordà)

42º 08,439'N ; 3º 7,108'E




En la alta Edad Media los habitantes de la antigua Emporion se trasladaron a un lugar más resguardado y elevado. Este nuevo núcleo de población se convirtió muy pronto en la sede del condado de Empúries. En el centro de la ciudad se construyó un castillo, del que aún se conservan algunos muros del siglo XIII.


Al norte de la iglesia, se conserva una de las torres medievales del recinto fortificado que rodeaba la villa. Es de planta circular. A su lado vemos sillares de origen romano, que sirvieron para construir la muralla medieval.


Las primeras noticias del templo datan del año 834. Posteriormente este templo se reconstruyó hasta tres veces, tal y como se puede ver en las tres lápidas empotradas en la fachada oeste.


La primera lápida, dividida en dos fragmentos, nos describe la reconstrucción realizada 926.


Posteriormente, en 1284 se reparó el tejado, la bóveda de la nave, el pavimento y se construyó el campanario, tal y como se describe en la lápida funeraria del sacristán Guillem de Palol.


La última reconstrucción fue en 1507, después del asedio que sufrió la ciudad por parte de las tropas del Duque de Lorena el 1468.


Las lápidas se encuentran en el muro oeste, sobre la puerta de acceso.


Esta está formada por un sencillo arco apuntado. La decoración de las arquivoltas y sus impostas se ha perdido debido a la erosión.


Justo encima podemos encontrar un rosetón gótico, con una decoración a base de siete círculos decorados con lóbulos.


El edificio es de estilo gótico. Está formado por una sola nave cubierta con bóveda de crucería y acabada en un ábside poligonal.


Las dos bóvedas de crucería de la nave tienen una clave de bóveda sin decoración. No parece que estuvieran esculpidas, por lo tanto es probable que fueran decoradas con motivos pintados.


Si que está esculpida y conserva parte de la policromía la clave de bóveda del presbiterio. En ella podemos ver al patrón del templo, San Martín, compartiendo la capa con un pobre.


En el interior del templo se conservan algunos elementos interesantes. Sólo entrar en el templo podemos ver una pila bautismal románica. Está tallada en un solo bloque de piedra caliza y la decora un friso de arcos ciegos.


Delante encontramos una antigua ara de altar paleocristiana, hecha en mármol blanco. Se cree que fue realizada entre los siglos V y VIII. Fue localizada en 1993 en el pavimento del templo, pues había sido reutilizada. En la parte posterior se ven algunas incisiones, que algunos estudiosos datan en la época clásica.


En el lado norte del presbiterio encontramos otra ara paleocristiana. Está decorada con dos molduras en forma de media caña. Como en el caso anterior, se cree que el ara se hizo aprovechando un mármol de época romana.


El altar principal está formado por una mesa de altar prerrománica, fechada en el siglo X. Está decorada con arcos ciegos de medio punto y algunos de herradura.


En uno de los extremos podemos ver inciso el nombre de Silva y en una de las esquinas ERMEMIRUS PR SBIT (Ermemirus présbita).


El ara está soportada por cuatro columnas de factura muy simple.


También en el presbiterio y bajo la imagen moderna San Martín, encontramos una antigua cabeza humana, probablemente de época romana.


La pila de agua bendita, del siglo XVI, también aprovechó un elemento romano, en este caso la columna sobre la que se levanta.


En los muros laterales, especialmente en las estribaciones del lado norte podemos ver sillares con decoración esculpida, probablemente reaprovechados de los templos anteriores.


Vale la pena acercarse a este rincón del Empordà, pasearse por sus calles y disfrutar de las playas y paisajes.