Provincia de Girona


Casa Llaudes (o casa Cornellà)
(Besalú, Garrotxa)

42º 11,910'N ; 2º 41,889'E     



Frente al monasterio de Sant Pere, encontramos un gran casal que fue de la familia más importante de Besalú, los Cornellà y que venían de Cornellà del Terri. Se tiene constancia documental de la presencia de esta familia en la villa desde el año 1237. Dos siglos más tarde, en 1476, la casa pasó a manos de la familia Llaudes. De ahí que la casa se conozca también con este apellido.


La fachada actual en el Pla de Sant Pere no hace justicia al pasado de este edificio. Sólo se vislumbra su origen medieval en el arco hecho con grandes dovelas de la puerta de entrada. Si atravesamos esta puerta y nos dirigimos hacia el patio, el elemento más interesante del edificio, lo hacemos mediante un pasillo cubierto con bóvedas de arista.

Pasillo de acceso al templo   Pasillo de acceso al templo

El patio conserva tres de sus lados de época románica, a pesar de las modificaciones sufridas a lo largo de los siglos. El piso inferior tiene, en los lados norte y oeste, grandes arcos de perfil rebajado, que crean una zona porticada, desde donde se accede a las distintas estancias.

Planta baja del patio   Planta baja del patio

El piso superior de las galerías norte, este y oeste tiene aberturas de medio punto, cuyos arcos descansan en columnas con capiteles mensuliformes.


Nos encontramos con el único ejemplo de patio civil conservado en Cataluña antes del siglo XIV, pues se construyó alrededor de 1171, momento en que se consigue la autorización para levantar el casal.


Actualmente se accede a la galería superior por una escalera que hay en el interior del patio, adosada a la galería este y construida posteriormente. Esto provocó que se cegaran las arcadas de este sector, que había en la planta baja.


Aún se pueden ver algunos de los restos de la escalera anterior, ubicada en la galería sur.


Todo el interior del edificio ha sido profundamente reformado, pues ha estado habitado durante todos estos siglos. En la planta baja encontramos dos salas cubiertas con bóvedas de cañón y reforzadas por arcos fajones.

En el piso superior las reformas y modificaciones han sido mayores. La sala principal tiene planta cuadrada y está cubierta con un artesonado de madera, reforzado por un arco de diafragma de medio punto.

Desgraciadamente, no disponemos de imágenes de las estancias, pues la familia propietaria no permite acceder a las estancias y sólo permite visitar el patio.