Provincia de Girona


Castillo de Benedormiens
(Castell - Platja d'Aro, Baix Empordà)

41º 48,906'N ; 3º 01,841'E     




En 1401 aparece documentado por primera vez el castrum Benedormiens, cuando la condesa Ermesenda se reunió con su hermano Pere Roger, obispo de Girona, con Gausfred Vidal y su esposa Quíxol, señores de Pals y el abad del monasterio de Sant Feliu de Guíxols en la iglesia de Santa Cristina de Aro para hablar de este castillo. En esta reunión se establece que la fortificación deberá estar defendida día y noche por hombres a pie y caballeros, para dar seguridad a los habitantes de Sant Feliu de Guíxols hasta Calonge ante los ataques de los paganos (musulmanes). Este acuerdo también establecía dar el control de la fortificación a la comunidad de Sant Feliu de Guíxols.


Pese al dominio del abad en el castillo, también está documentada la influencia que tenían en esta fortificación los señores de Pals y en 1053 se cede el castillo a Bernat Gausfred. Al terminar esta cesión se produjeron algunos enfrentamientos por su control entre los señores de Pals y el monasterio, que se acabaron con la redacción de un nuevo documento en 1099, por el que el abad de Sant Feliu cedía la castellanía a Ramon Gausfred. En 1104, Oliver Bernat de Pals retornó al monasterio el castillo y otras posesiones. En 1197 el castillo vuelve a cambiar de manos, pues el cenobio lo dará en feudo a Guerau de Lledó. A partir de ese momento la fortificación aparece como castillo de Aro.


El edificio fue destruido parcialmente al menos en dos ocasiones: en 1462 durante la guerra de los remences y en 1879 cuando sufrió un importante incendio.


El castillo actualmente es de propiedad municipal, que en 1970 inició una restauración integral del edificio para destinarlo a usos culturales. Desgraciadamente, esta intervención no fue todo lo esmerado que se espera en un edificio de estas características y se eliminaron numerosos elementos originales.


Los muros más cercanos a la iglesia son los que presentan más elementos de la época medieval. En el muro oeste vemos en la parte baja numerosas aspilleras.

Sector oeste   Parte baja del sector oeste

También en el muro este, realizado con sillares dispuestos en hileras regulares, podemos ver algunas ventanas de este tipo, una de ellas adaptada para armas de fuego.


En el piso superior vemos una ventana gótica, que ha perdido las columnas y capiteles.


En este sector se abre la puerta de acceso, de arco de medio punto, realizado con grandes dovelas.

Acceso al castillo   Puerta de acceso al castillo

Al cruzar este portal encontramos un pasillo cubierto con bóveda de cañón, que se lleva hasta el patio, alrededor de la cual se organizan varias estancias muy reformadas, pues quedaron muy afectadas por el incendio.