Provincia de Girona


Castellot de Beuda
(Beuda, Garrotxa)

 42º 14,640'N ; 2º 42,791'E     




En el año 1002 el papa Silvestre II emitió una bula donde se cita este castillo para ubicar el monasterio de Sant Llorenç del Mont. A finales del siglo XI, Udalard Bernat, vizconde de Besalú y señor de los castillos de Mont-ros y Milany, se casó con Ermesenda de Beuda y Montagut. Ésta dejó en testamento los dos castillos a su nieto Udalard, vizconde de Besalú.


En 1281, Sibila de Palau y Cabrera le vendió el castillo al rey Pere II el Gran, que a su vez lo cedió posteriormente a Ponç Hug IV de Empúries en agradecimiento a la acción de éste contra la invasión de Felipe el Atrevido. En 1285 Ponç Hug IV concedió varias posesiones en la zona a Berenguer de Queixans. Esta familia construyó un nuevo castillo, en este caso cerca de la iglesia de Sant Feliu. Cabe suponer que a partir de ese momento se abandona el antiguo castillo.


El castillo estaba formado por una torre circular, situada en el ángulo sudeste y hecha con sillares ligeramente escuadrados unidos con mortero de cal. Actualmente no alcanza los seis metros de altura, con unos muros de más de un metro de ancho.


La rodea una muralla de planta rectangular irregular, de posterior factura. En el muro occidental se abre la puerta de acceso, que ha perdido sus dovelas. En el muro norte todavía se conservan dos saeteras. También en el sector más cercano a este muro, pero en el de levante encontramos otra.

Fuera del recinto soberano, en un nivel inferior encontramos una cisterna y un pozo.

Este castillo estaba protegido por el sur y el este por los propios acantilados donde se asienta, mientras que el lado norte fue protegido por una muralla, de la que queda en pie un fragmento de casi un metro de grosor y tres de altura.