País Vasco / Euskadi - Álava / Araba


San Andrés de Vírgala Mayor / Birgaragoien
(Arraia-Maeztu)

   42º 45,254'N ; 2º 28,480'O    




Birgara de Suso es el nombre con que encontramos citado el lugar de Vírgala Mayor en la Reja de San Millán, un documento de principios del siglo XI. Esta población formaba parte del señorío del Valle de Arraya, inicialmente en manos de la familia Gaona. Posteriormente, en 1632, pasó a los Samaniego de Laguardia.


La iglesia medieval fue profundamente reformada en 1828, momento en que se la dotó de la apariencia actual. Está formada por una nave dividida en dos tramos, cubiertos con bóvedas de crucería. En 1992 el templo amenazaba con derrumbarse. Por suerte, los vecinos no quisieron abandonar el templo a su suerte y se pusieron a restaurarlo. Desgraciadamente, tuvieron que sacrificarse algunos elementos, como las bóvedas del pórtico, por su mal estado de conservación y la amenaza de derrumbe. Esto permitió recuperar totalmente la portalada, que había quedado parcialmente oculta por las bóvedas.

La puerta de acceso, abierta en el muro sur, data del siglo XIII. Está formada por siete arquivoltas apuntadas y en gradación.


La primera arquivolta, a la que se le añadió un arco rebajado para crear un tímpano, está decorada con un baquetón en la arista flanqueado por dos frisos de besantes. El segundo arco está decorado con hojas de acanto bellamente talladas. El tercero, quinto y séptimo arcos son de baquetón, mientras que el cuarto presenta un ajedrezado y el sexto flores de cuatro pétalos. Rodea el conjunto un guardapolvo ajedrezado.

Detalle de la portalada  Detalle de la portalada

Los arcos descansan en parejas de columnas, con sus capiteles decorados, que nos recuerdan a la puerta de la iglesia de San Pedro de Matauco. Las columnas parejas son exentas, mientras que las impares están esculpidas directamente en las jambas.


Desgraciadamente, el capitel más exterior de la izquierda ha quedado oculto por la construcción de un gran arco del pórtico. El de su lado también ha quedado parcialmente mutilado, pero todavía podemos ver a un caballero con escudo, que está clavando su lanza a un dragón y motivos florales. A continuación, encontramos dos serpientes en la parte inferior del capitel, mientras que en la parte superior vemos un águila que tiene otra ave entre sus garras. En el siguiente, vemos motivos vegetales entre los que encontramos una cabeza felina en la parte central de cada cara. Uno de ellos está muy erosionado. También vemos a un personaje barbado y con corona, que lleva una cruz y la palma de mártir. Completan el lado izquierdo un capitel con motivos vegetales entre los que vemos dos aves enfrentadas y un capitel con una arpía.

Capitel del lado izquierdo  Capitel del lado izquierdo  Capitel del lado izquierdo

Capitel del lado izquierdo  Capitel del lado izquierdo  Capitel del lado izquierdo


A la derecha tenemos capiteles básicamente vegetales a excepción de dos, que presentan leones enfrentados, un águila con las alas abiertas y otra que tiene una liebre entre sus garras. A su lado vemos un personaje con un caballo.

Capitel del lado derecho  Capitel del lado derecho  Capitel del lado derecho

Capitel del lado derecho  Capitel del lado derecho  Capitel del lado derecho

Capitel del lado derecho


Las bases de las columnas son de factura muy simple, decoradas con semicírculos en la parte inferior.


La puerta está construida en un muro que sobresale de la fachada y por tanto también tenía dos columnas en cada uno de los extremos del conjunto. Las del lado izquierdo quedaron ocultas como el capitel exterior antes citado por un arco del pórtico. Si conservamos las del lado derecho, si bien la superior tiene el capitel muy erosionado. La columna del piso inferior tiene un capitel corintio.


Por encima del pórtico podemos ver los restos de una ventana románica, con el guardapolvo ajedrezado y de la que se ven dos fustes de columnas. Su ubicación hace que sea difícil ver y fotografiar.

Junto a una ventana del muro sur, podemos ver un relieve en el que se esculpió un ángel y un clérigo que lleva un libro. Desgraciadamente ambos han perdido su cabeza.


En el muro este del ábside encontramos una ventana formada por dos arquivoltas de medio punto, la interior decorada con un baquetón y el exterior está biselado. Éstas están apoyadas en columnas con capiteles vegetales a base de hojas de acanto. Protege la ventana un guardapolvo de baquetón.


Pero el elemento más interesante se encuentra dentro del templo y fue hallado durante las obras de restauración que realizaron los vecinos. Dado que el sector norte del templo estaba muy afectado por humedades, fue necesario reforzar los cimientos. Al retirar la pila bautismal neoclásica localizaron enterrada debajo la pila románica. Se trata de una pila bellamente decorada con un friso de tallos ondulantes que van creando semicírculos donde hay una flor de seis pétalos. Por debajo encontramos varios personajes bajo arcos irregulares. Vemos a un clérigo, con dos acólitos oficiando la misa ante el altar. Un obispo sentado en su cátedra con báculo y bendiciendo, un monje orando ante un ambón, tres personajes que va al encuentro de otro que lleva una copa y otro recipiente. Completa la decoración de este nivel un castillo y leones rampantes.

Desgraciadamente, aquí tampoco encontramos las complicidades o la información necesarias para poder acceder al interior del templo y poder ofreceros imágenes de la pila bautismal. Lo seguiremos intentando en próximos viajes a la provincia de Álava.