País Vasco / Euskadi - Álava / Araba


San Esteban de Durana
(Arratzua-Ubarrundia)

42º 53,469'N ; 2º 38,311'O    




Las primeras noticias del sitio de Durana datan de principios del siglo XI, cuando aparece en el documento conocido como la Reja de San Millán, donde estaban reflejadas las rentas que pagaban las diferentes poblaciones a este monasterio.


El actual templo de San Esteban fue levantado en el siglo XII, pero a lo largo de los siglos se ha ido adaptando a los gustos y necesidades del momento. A finales del siglo XV o principios del XVI se construye una nueva cabecera, de planta rectangular y cubierta con bóvedas de terceletes. En sus claves de bóveda se representan a San Esteban y a la Santísima Trinidad. La nave presenta una bóveda de cañón apuntada y reforzada por dos arcos fajones, del edificio románico. Tanto esta bóveda como las de la cabecera fueron decoradas con grisallas del siglo XVI, pero las capas de cal posteriores impiden verlas. Preside el ábside un retablo barroco del siglo XVII, donde se aprovecharon las imágenes de San Sebastián y San Roque del XVI.

En el muro sur del presbiterio se descubrió a finales del siglo XX una ventana románica, que había sido cegada. Por la parte exterior, ha quedado en el espacio que hay entre el tejado y la bóveda de la sacristía. Está decorada con dos arquivoltas de baquetón con un friso de besantes, como los que encontramos en San Pedro de Quilchano. Estos arcos descansan en dos pares de columnas, que tienen sus capiteles de tipo vegetal. Por la parte interior, la ventana sólo presenta un arco con una moldura en forma de baquetón, que descansa en dos capiteles vegetales. El fuste de las columnas se ha perdido.

Pero sin duda, el elemento más interesante del templo es su portalada de acceso, datada a finales del siglo XII o principios del XIII. Está claramente conectada con el taller que trabajó en las iglesias de Otazu y Argandoña y es uno de los mejores ejemplos de toda la provincia de Álava.


Está formada por cinco arquivoltas apuntadas, protegidas por un guardapolvo decorado con hojas lanceoladas.

La primera arquivolta está decorada con un baquetón flanqueado por dos frisos de arcos ciegos. La segunda tiene esculpidas hojas de acanto, mientras que la tercera vuelve a presentar un baquetón, con friso de dientes de sierra, sin relieve. También encontramos un baquetón en la cuarta, en este caso con arcos ciegos de medio punto encima. En la clave de la arquivolta el arco es apuntado. La última arquivolta presenta una incisión sobre la que encontramos de nuevo hojas lanceoladas.


Detalle de la portalada   Detalle de la portalada

Detalle de la portalada   Detalle de la portalada


Los baquetones de la primera y de la tercera arquivoltas comienzan y terminan en basas decoradas con semicírculos, que en el caso del primer baquetón contienen hojas.

Detalle de la portalada   Detalle de la portalada

Los arcos descansan en una imposta decorada con tallos perlados que se van entrelazando formando círculos y formas sinuosas.

Detalle de la imposta   Detalle de la imposta

Por debajo y coincidiendo con los cuatro arcos exteriores encontramos cuatro parejas de columnas.

Columnas del lado izquierdo    Columnas del lado derecho

El capitel exterior izquierdo está decorado con dos rosetas de seis pétalos circunscritas. Tanto el círculo como la flor están perlados. Entre ellas se encuentra una gran hoja, con la punta doblada. En un registro superior vemos hojas lanceoladas y volutas. El segundo capitel representa a una dama noble con barbuquejo y ligadura. Está flanqueada por hojas lanceoladas y encima encontramos una especie de dosel decorado con dientes de sierra. A su lado encontramos la cabeza de un noble, que lleva un gorro con rombos y triángulos. Como la dama, tiene una especie de estructura sobre él, que sólo está decorada por la parte inferior. Creemos que, como es habitual en la zona, representan a los promotores del templo. El último capitel tiene representada una estrella de seis puntas perlada, en la que encontramos una flor de seis pétalos, una retícula geométrica,

Capitel del lado izquierdo   Capitel de la dama

Capitel del caballero   Capitel del lado izquierdo


En el lado derecho tenemos a dos bestias enfrentadas en el primer capitel. Tienen alas y una cola enroscada. Desgraciadamente presentan un elevado grado de erosión. En el segundo capitel encontramos motivos vegetales distribuidos en dos niveles. A continuación vemos a un águila que coge con sus garras a una liebre o un conejo. En el último capitel vemos a dos aves enfrentadas que beben de un mismo recipiente. Encima vemos hojas muy alargadas y perladas.

Capitel del lado derecho   Capitel del lado derecho

Capitel del lado derecho   Capitel del lado derecho


Las basas de estas columnas están decoradas con semicírculos, motivos vegetales y garras. Por debajo, vemos un zócalo decorado con hojas lanceoladas.

Bases del lado izquierdo   Bases del lado izquierdo

Bases del lado derecho   Bases del lado derecho


Entre estas columnas encontramos unas más pequeñas, talladas directamente en las jambas. Sus capiteles están decorados mayoritariamente con el mismo motivo, que se forma con un tallo perlado, que se entrecruza y forma un círculo. Los dos capiteles más occidentales presentan decoración vegetal muy básica. Sus basas están decoradas con semicírculos dentro de los cuales existen motivos vegetales.

Capitel  Capitel  Capitel  Capitel

Capitel  Capitel  Capitel  Capitel


También presentan decoración las dos jambas del arco interior, donde se simulan columnas como las que acabamos de describir. También encontramos una decoración a base de tallos perlados que en el lado derecho forman arcos de medio punto, mientras que en el lado izquierdo forman círculos dentro de los cuales hay flores de seis pétalos. En la parte interior encontramos de nuevo hojas lanceoladas.

Detalle de la jamba izquierda  Detalle del ramal derecho

La puerta está abierta en un muro de piedra que sobresale ligeramente del muro sur. A ambos lados de la puerta hay dos franjas de hojas lanceoladas. En los ángulos exteriores también encontramos una columna esculpida con capiteles similares a los descritos anteriormente para las columnas intermedias. Por encima de la imposta hay una segunda columna.


Desgraciadamente, en nuestra visita al templo no pudimos acceder al interior y por tanto no podemos ofreceros imágenes de la nave y de la ventana localizada en el presbiterio. Esperamos en futuros viajes a la zona encontrar las complicidades o la información para poder ofreceros estas imágenes.