Pais Vasco / Euskadi - Álava / Araba


San Juan de Arrarain
(Elburgo / Burgelu)

42º 51,112'N ; 2º 32,322'O    




Al otro lado de la vía del tren del casco urbano de Elburgo/Burgelu, encontramos este templo, que fue la parroquia del desaparecido pueblo de Arrarain. En 1337, cuando el rey Alfonso XI concedió el título de villa a Elburgo, fue anexionado a ésta, hecho que provocó que sus habitantes se trasladaran y el núcleo de Arrarain quedara abandonado. 


Del templo románico, de finales del XII, sólo conservamos su cabecera, formada por un ábside semicircular, precedido por un amplio presbiterio cubierto con bóveda de cañón. El resto del templo corresponde a una reforma hecha en el siglo XVIII. La comunicación entre la nave y el presbiterio se realiza mediante un arco triunfal de medio punto, que se apoya en dos columnas adosadas con capiteles esculpidos. El de la izquierda representa una figura con las alas desplegadas, donde se cobijan dos personajes, mientras otros dos le ayudan a extender las alas. En el capitel del lado derecho se representó un motivo geométrico a base de triángulos.


En el centro del tambor absidal se abre una ventana de medio punto, decorada con una arquivolta. Ésta descansa en dos columnas, que tienen capiteles historiados.


En el capitel izquierdo vemos a dos personajes luchando, mientras otro, muy erosionado, les mira. En la cara interna vemos a un cuadrúpedo. El en capitel derecho hay tres figuras vestidas con largas túnicas junto a una cruz procesional. En el extremo más exterior podemos ver a dos aves.

Capitel izquierdo   Capitel derecho

Las bases de las columnas están decoradas con motivos de soga.

Basa de la columna izquierda   Basa de la columna derecha

Por su parte interior, la ventana presenta la misma decoración con una arquivolta. En el capitel izquierdo vemos a un cura con las manos en alto, a su lado otro personaje está luchando con una serpiente. En el lado derecho volvemos a ver al personaje alado que protege a dos figuritas. Las bases de las columnas presentan una decoración a base de flores de cuatro pétalos.

También presentan decoración escultórica algunos de los canecillos que hay debajo de la cornisa. Así podemos ver un tonel, la cabeza de un animal con la boca abierta y una larga lengua, un músico con un instrumento de cuerda y arco, otro músico que tiene lo que parece una zanfona, una cruz, uno decorado con un ajedrezado, otro con franjas verticales y uno con un guerrero con espada y escudo.

Canecillo esculpido  Canecillo esculpido  Canecillo esculpido

Canecillo esculpido  Canecillo esculpido  Canecillo esculpido

Canecillo esculpido  Canecillo esculpido 


Una vez más, debemos decir que durante nuestra visita a la zona no encontramos las complicidades suficientes, ni la información necesaria, para poder acceder al interior de templos como éste y así ofrecerles imágenes de los capiteles. Lo seguiremos intentando en futuros viajes.