País Vasco / Euskadi - Álava / Araba


San Julián i Santa Basilisa d'Oreitia
(Vitòria - Gasteiz)

42º 51,426'N ; 2º 33,557'O    




El templo actual presenta varios momentos constructivos. La cabecera y el primer tramo de la nave, cubierto con una bóveda de crucería y la puerta corresponden al período medieval, mientras que el resto del templo se edificó entre los siglos XVI y XVII.


Se cree que la cabecera sustituyó a una anterior románica, avanzado el siglo XII. El ábside tiene planta poligonal, cubierto con una bóveda reforzada por ocho nervios que se encuentran en una clave decorada con motivos vegetales. En el otro extremo, descargan su fuerza en unas columnas con los capiteles de tipo vegetal.


En uno de los muros del lado sur de la cabecera vemos un óculo, de los pocos románicos que se conservan en Álava. Está formado por varios círculos concéntricos, en el más interior hay esculpidas flores de cinco pétalos.

Óculo del ábside   Óculo del ábside

Encima encontramos uno de los elementos más característicos del templo de Oreitia y que sin duda ocupaba otro lugar originalmente. Se trata de un caballero bellamente esculpido y con todo lujo de detalles, que va montado a caballo y lleva una lanza con banderola y escudo.


Está claro que ésta no era su ubicación original, pues se tuvo que recortar la piedra donde está esculpido para dejar sitio al canecillo que hay debajo de la cornisa. Éste está decorado con una cabeza humana, calva y con la boca abierta mostrando la lengua, en actitud burlesca.


El todo el perímetro del ábside encontramos otros canecillos esculpidos debajo de la cornisa, formada por tres cilindros horizontales. En uno de ellos, quizás el que más llama la atención, vemos a un monstruo de orejas puntiagudas que está devorando a un personaje femenino. También encontramos uno donde se esculpió la cabeza de un cabrón, que desgraciadamente ha perdido la cornamenta, un par de cabezas humanas, un monstruo que nos muestra ostentosamente los genitales y lo que según la historiadora del arte Isabel Mellén sería el culo y los genitales de una mujer, que está a punto de parir.

Canecillo esculpido  Canecillo esculpido  Canecillo esculpido

Canecillo esculpido  Canecillo esculpido  Canecillo esculpido


En el espacio central del ábside se abría una ventana claramente gótica, ahora cegada, en la que destacan sus capiteles con motivos vegetales y en uno de ellos dos arpías enfrentadas. El guardapolvo descansa en dos ménsulas esculpidas con cabezas de animal.

Ventana del ábside

Capiteles de la ventana del ábside   Capiteles de la ventana del ábside


En el primer tramo del ábside del lado sur había una ventana de similares características, que fue desmontada y cegada, para abrir otra de forma rectangular posteriormente. De la ventana original se conserva el guardapolvo, que descansa en dos ménsulas esculpidas con cabezas humanas muy deterioradas. También se conservan dos columnas con sus capiteles esculpidos con motivos vegetales.

Ventana lateral del ábside

Detalle de la ventana cegada   Detalle de la ventana cegada


Detrás del retablo barroco, donde vemos a los santos patrones entre otros santos y los padres de la iglesia y que cubre la parte central del ábside, se localizaron fragmentos de pintura mural góticas, que formarían parte de un retablo pintado. Desgraciadamente, no se han realizado estudios más concluyentes, que implicarían la retirada del retablo.

Completan el mobiliario litúrgico otros cuatro retablos barrocos: dos flanquean en el retablo principal y están dedicados a la Purísima y a San Agustín y dos situados en la nave dedicados a la Virgen del Rosario y a San Roque.

Como hemos comentado al iniciar este documento, parecería que existió un templo anterior a la construcción de la cabecera, del que nos ha llegado la puerta de acceso y una ventana, recientemente descubierta. Están datadas a finales del siglo XII.


La puerta se encuentra en un cuerpo avanzado hecho con sillares bien escuadrados y que está rematado por una imposta decorada con hojas lanceoladas. Los ángulos del muro fueron rebajados simulando unas columnas con capiteles vegetales en la parte superior, que descansan en dos columnas adosadas en el registro inferior. En el capitel del lado izquierdo vemos a cuatro aves sobre motivos vegetales, mientras que el del lado derecho es vegetal. 

Detalle de la imposta  Detalle de la imposta

Capitel exterior de la portalada  Capitel exterior de la portalada


La portada está formada por cuatro arquivoltas apuntadas en gradación decoradas con baquetón, a excepción del arco interior, que está decorado con unos arcos de medio punto que se entrecruzan.


Estos arcos descansan en una imposta decorada con motivos vegetales. Las tres arquivoltas exteriores tienen parejas de columnas bajo la imposta. El capitel exterior del lado izquierdo está decorado con la imagen de San Miguel luchando con un dragón. Probablemente dos dragones son los animales fantásticos que se enfrentan en el capitel central, pero no lo sabemos a ciencia cierta pues las dos bestias han perdido la cabeza. En el tercer capitel vemos flores y motivos vegetales de muy simple factura.


En el lado derecho se representaron motivos vegetales, con tallos entrelazados.


Como en muchos templos de la zona, entre las columnas principales encontramos otras mucho más pequeñas, con capiteles de temática vegetal muy esquemática, geométrica y una cabeza de animal.


Las jambas están decoradas con elementos vegetales de cuatro hojas.


La ventana de este muro es de medio punto con dos arquivoltas, que se apoyan en capiteles vegetales. Por la cara interior sólo hay una arquivolta, con los capiteles decorados con motivos vegetales en espiral.

Ventana del muro sur

Capiteles de la ventana del muro sur   Capiteles de la ventana del muro sur


Desgraciadamente, en nuestra visita a la zona no encontramos las complicidades suficientes para poder acceder al interior de templos como éste y ofrecerles imágenes y contribuir así a su difusión y conocimiento. Lo seguiremos intentando en futuros viajes.