País Vasco / Euskadi - Álava / Araba


San Martín de Lantarón
(Lantarón)

   42º 46,024'N ; 3º 05,843'O    




Este lugar fue ocupado desde la antigüedad en juzgar por los numerosos restos arqueológicos hallados de época prehistórica y romana. El antiguo núcleo de Lantarón, donde hoy encontramos este templo, fue objeto de numerosos ataques por encontrarse a pies del río Ebro, que fue frontera entre los reinos de Castilla, Navarra y musulmanes. Esta villa fortificada, que aparece ya en textos del siglo X, hoy ha desaparecido y sólo su iglesia pervive en este lugar.


A finales del siglo XVI era ya una sufragánea de la parroquial de Sobrón.

Desgraciadamente la vegetación la rodea por los lados sur y este y dificulta su contemplación y la del río Ebro. El templo está ubicado en un espectacular entorno natural.


Está formado por una sola nave rectangular y de reducidas dimensiones, que está cubierta con una bóveda apuntada, reforzada por dos arcos fajones también apuntados y que terminan en una ménsula. La bóveda arranca de una sencilla imposta, sin decoración.

La cabecera está formada por un ábside semicircular, que se une con la nave mediante un arco apuntado. Está iluminada por una ventana de un solo derrame abierto en el tambor absidal.


Bajo el tejado vemos una cornisa lisa en su mayoría, pero que presenta bolas esculpidas en algunos puntos.


Esta cornisa se apoya en canecillos también sin decoración, a excepción de unos pocos del ábside. El más interesante presenta la cabeza de un hombre barbado esculpida. A su lado encontramos uno que tiene dos palomas con las alas abierta y la cabeza erguida. Otro canecillo tiene la decoración a base de dos cilindros horizontales. Completa el grupo uno que actualmente está mutilado y no podemos saber que se representó.

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido


Se accede al templo por una puerta abierta en el muro de tramontana. Esta ubicación no muy habitual está justificada por la ubicación del templo, al norte de un acantilado sobre el río Ebro. Está formada por dos arcos apuntados en gradación.


El exterior presenta una decoración con medias bolas y otros elementos de difícil identificación por culpa de su erosión, en su parte inferior. Se cree que este arco se apoyaba en dos columnas, que no se han conservado.

Detalle de la puerta

Detalle de la puerta   Detalle de la puerta