Castilla y León - Provincia de Zamora


Iglesia de San Isidoro
(Zamora)

41º 30,017'N ; 5º 45,235'O    




Según la tradición, este templo se construyó con el objetivo de conmemorar el paso de las reliquias de San Isidoro, que se trasladaban desde Sevilla hasta León en 1066, por orden de doña Sancha, hermana del rey Alfonso VII. El edificio actual pero corresponde en el siglo XII, que aparece documentado por primera vez en 1178.


El templo está formado por una única nave de tres tramos acabada en un ábside recto.


Se accede al ábside mediante un arco triunfal apuntado y doble, que se apoya en dos columnas con los capiteles decorados con almenas, como los que encontramos en la catedral de Zamora.

Capitel del arco triunfal   Capitel del arco triunfal

Los muros laterales están decorados con un triple friso de dientes de sierra bajo el tejado, apoyado en ménsulas decoradas. Este triple friso es fruto del sobrealzamiento del techo del ábside cuando se reformó en 1620. En los muros laterales se abren dos parejas de ventanas de medio punto. Estas están decoradas con una arquivolta plana sustentada por columnas con capiteles esculpidos con motivos vegetales. 

Mur norte de la cabecera   Mur sur de la cabecera

También había dos ventanas de características similares en el muro este, pero estas fueron cegadas en 1791, cuando se construyó un camarín para alojar la imagen de la Virgen de Carmen.


Los muros laterales de la nave están divididos en tres tramos por contrafuertes. En cada uno de estos espacios se abre una ventana como las descritas en el presbiterio en el muro sur y de un solo arco sin decoración en el muro norte.


La cornisa está decorada con un ajedrezado, si bien se ha perdido en muchos puntos. Esta se apoya en ménsulas, algunas de las cuales conservan los motivos con que fueron esculpidas. En el muro sur suelen ser los típicos que podemos encontrar en otros templos de la ciudad, de forma troncopiramidal con hojas lanceoladas. En el muro norte podemos ver rollos, bolas, motivos geométricos, animales y también algunos personajes en diferentes posiciones.

Ménsulas del muro norte   Ménsulas del muro norte

Ménsulas del muro norte


El acceso principal se encuentra en el muro sur. Está formado por cuatro arquivoltas apuntadas, decoradas con baquetones y medias cañas. Encima suyo y recorriendo todo el muro se conservan las ménsulas donde se apoyaba el tejado de un pórtico.


Flanqueando la puerta encontramos dos parejas de arcosolios, los del lado izquierdo ligeramente excavados en el muro, mientras que los del lado derecho tienen más profundidad.

Arcosolios del muro sur   Arcosolios del muro sur

En el arcosolio más occidental se grabó una inscripción, actualmente muy erosionada.


En el muro norte se abre otra puerta de acceso, en este caso formada por dos arquivoltas en gradación de medio punto, decoradas también con boceles y medias cañas.


También en este muro encontramos un arcosolio, similar a los dos orientales del muro sur.


En el lado izquierdo del presbiterio vemos un sepulcro, que tiene un dintel donde hay esculpidos dos ángeles turiferarios, dos aves enfrentadas y dos leones también encarados, todos ellos bajo un arco lobulado. Este dintel descansa en columnitas con los capiteles vegetales.


Se conserva otra lápida sepulcral, datada en 1386, y según la inscripción donde está enterrado Fernan Gómez Escudero, hijo de Gómez Fernandez Caballero.