Provincia de Girona


Sant Martí
(Cassà de la Selva, Gironès)

41º 53,256'N ; 2º 52,471'E    




El lugar de Cassà aparece documentado por primera vez en 914 como villa Caciano. La iglesia de Sant Martí no la encontramos documentada hasta el año 1019, cuando fue donada a la sede de Girona, por la condesa Ermesenda y su hijo Berenguer al obispo de Girona Pere Rodgario.


La iglesia actual se empezó a construir en el siglo XVI, en estilo gótico, al lado de la románica, que había quedado pequeña. Se cree que ocupaba parte del espacio que hoy ocupa la capilla de la Virgen de los Dolores. Tenía tres naves a juzgar por algunos restos de muros y arcadas que se localizaron a principios del siglo XX integradas en los muros del nuevo templo.


Pero los restos más importantes de este antiguo templo románico se encontraron casualmente a principios del siglo XX cuando se abrieron unos nuevos ventanales. Empotradas en el muro se localizaron unas veinte piezas decoradas, que formaban parte de la antigua portalada románica.

En el mes de marzo de 2022, momento en que estamos escribiendo este texto, se han localizado algunos fragmentos más en el interior de la torre campanario, algunos de los cuales se conocían desde hace tiempo, pero otros se han descubierto al instalar el andamio para poder extraerlos.


Así pues, en estas dos campañas se han localizado varios fragmentos de las arquivoltas, dos capiteles y dos fragmentos del tímpano. Desgraciadamente, de momento solo os podemos ofrecer imágenes de los elementos todavía en el campanario y del tímpano, pues no se nos permitió ver los fragmentos conservados en la rectoría desde principios del siglo XX. La intención es recuperar la volumetría de la portalada y exponerla permanentemente en la capilla de Dolores, por lo tanto tendremos que esperar hasta entonces para poderlos ver.

De los fragmentos conservados en la rectoría se deduce que la puerta tenía varias arquivoltas de medio punto y en gradación, datadas a finales del siglo XII o principios del XIII. La arquivolta más exterior estaba decorada con motivos vegetales. En el campanario se han localizado hasta el momento dos fragmentos de esta arquivolta.

Fragmento de la arquivolta exterior   Fragmento de la arquivolta exterior

La siguiente arquivolta presenta diferentes molduras longitudinales, una de ellas de motivo de soga y  otra con motivos helicoidales. También se han localizado algunos fragmentos en el campanario, que en el momento de nuestra visita ya habían retirado del muro.

Fragmento de la cuarta arquivolta   Fragmento de la cuarta arquivolta

Fragmento de la cuarta arquivolta


La arquivolta central presenta en la cara externa y en el intradós flores de cuatro pétalos, flores que podemos ver en dos puntos del muro del campanario.

Fragmento de la tercera arquivolta   Fragmento de la tercera arquivolta

La segunda arquivolta es quizás la más interesante pues presenta esculpidos varios entrelazados. Cuando visitamos las obras estaban retirando dos de estos bloques del muro.

Fragmento de la segunda arquivolta

Fragmento de la segunda arquivolta   Fragmento de la segunda arquivolta


La arquivolta interior presentaba algunos motivos esculpidos en las dovelas. De momento solo se ha localizado una con unos pies humanos. También había una inscripción que rodeaba el tímpano.


En la rectoría se conservan unas impostas decoradas con motivos vegetales y un rostro en el ángulo. En un caso se trata de una cabeza animal (león?), mientras que el otro presenta una cabeza humana, que se estira con las manos la barba.

También se han localizado dos capiteles. Uno hace años y se expone en el presbiterio, donde sirve de base a la pila de agua bendita durante los bautizos. Presenta motivos vegetales, derivados del modelo corintio y tiene una cara humana en la parte superior de dos de las caras.

Capitel conservado en el presbiterio   Capitel conservado en el presbiterio

El otro todavía se encontraba en el campanario, a punto para ser extraído definitivamente. Es del mismo estilo, pero con una talla más cuidadosa y que presenta también dos caras humanas.


La más interesante todavía se encontraba dentro del muro y por tanto era difícil de poder contemplar este rostro barbudo de muy bella factura.

Cara barbada del capitel    Cara barbada del capitel

Para acabar con los restos hasta ahora encontrados de la portalada, tenemos dos fragmentos del que parecería ser un tímpano, que se conservaban en una casa del pueblo, pues fueron encontradas allá. El propietario las ha cedido a la iglesia para que se puedan mostrar conjuntamente con el resto de elementos.


En ellos vemos una màndorla mística donde se supone que hay una Maiestas Domini sentada en un trono. Decimos que se “supone” por que la poca pericia del picapedrero parece más que la figura esté de pie. Lleva un libro y con la otra mano parece que está bendiciendo. La figura estaría sentada en un trono, que tiene cabezas de león en los brancales.


En la parte inferior de la mandorla, como en la parte superior del otro fragmento conservado vemos unas inscripciones.

Inscripción del tímpano   Inscripción del tímpano

A la izquierda del segundo fragmento vemos a una figura de pie que tiene un objeto alargado y puntiagudo (¿una espada?, ¿podría ser san Pablo?). Su erosión no nos permite deducir nada más.