Provincia de Girona


San Vicenç de Besalú
(Besalú, Garrotxa)

42º 12,060'N ; 2º 41,969'E     




Nos encontramos con uno de los edificios más antiguos de Besalú, aunque la edificación actual corresponde básicamente al siglo XII. En 977, cuando el conde Miró Bonfill fundó el monasterio benedictino de Sant Pere y la canónica de sant Genís y sant Miquel, este templo ya existía, pues fue dado a esta canónica.


En el siglo XV, Pere Rovira, que era doctor en leyes y colector de la obra de san Vicente, hizo traer desde Sant Serni de Tavèrnoles el cuerpo del mártir San Vicente, sin que conozcamos más detalles de este santo. También se trasladó a este templo la reliquia de la Vera Cruz, que se encontraba en la Canónica de Santa María, cuando ésta se abandonó por su estado ruinoso. Unos años después fue robada.

En el lado izquierdo del ábside principal vemos la tumba de Pere Rovira, que murió en 1413. Se trata de un sepulcro gótico, hecho con alabastro, con la figura yaciente del difunto, rodeada de personajes que lo lloran.



Desgraciadamente, tanto la imagen yaciente como las que lo lloran han sufrido numerosas mutilaciones.

Detalle del sepulcro de Pere Rovira  Detalle del sepulcro de Pere Rovira  Detalle del sepulcro de Pere Rovira

Durante la guerra civil se quemó el edificio y se destruyó el altar mayor. Fruto de este incidente se encontró en el muro del ábside un vaso de cristal lleno de monedas, que años más tarde pudo recuperarse y actualmente se encuentra en el Museo de Arte de Girona.


El vaso está decorado con cintas paralelas en bajorrelieve en la parte superior. En la parte central vemos a dos pares de pájaros enfrentados. Entre estas dos parejas se encuentran motivos vegetales a base de hojas. Se cree que fue realizado por un taller hispano-árabe de los siglos IX o X.

Bote de cristal conservado en el Md'A   Bote de cristal conservado en el Md'A

También se conserva en el museo una lipsanoteca, pero que no está expuesta, pues se localizó de forma muy fragmentaria.

El templo tiene planta basilical con tres naves terminadas en un transepto donde se abren tres ábsides semicirculares. 

Cabecera

Cabecera   Interior del templo


El ábside de la nave central está decorado externamente con arcos ciegos y un friso de dientes de sierra.


Los arcos se apoyan en ménsulas, algunas de las cuales están esculpidas. En ellas podemos ver tres cabezas humanas, dos de las cuales se ponen la mano en la boca, tres decoradas con motivos vegetales y dos flores.

Ménsula esculpida   Ménsula esculpida   Ménsula esculpida

Ménsula esculpida   Ménsula esculpida   Ménsula esculpida

Ménsula esculpida   Ménsula esculpida


En la parte central del ábside se abre una ventana, de arcos de medio punto en gradación. Está enmarcada dentro de un rectángulo, decorado con motivos vegetales y geométricos, tanto por su parte interior como por el exterior.

Decoración exterior de la ventana del ábside central   Parte superior de la ventana del ábside centrarlo   Decoración exterior de la ventana del ábside central

Ventana del ábside central   Ventana del ábside central


Interiormente, el ábside central es totalmente liso, sin decoración, a excepción de la ventana, que ya hemos visto y de la imposta que separa el tambor de la bóveda absidal.


La nave central es más alta que las laterales y está cubierta con bóveda de cañón ligeramente apuntada. Las laterales, en cambio, tienen bóveda de cuarto de círculo. Están separadas por arcos formeros de medio punto, que descansan en pilares rectangulares.


Un hermoso rosetón, situado sobre el arco triunfal del ábside principal, ilumina el interior de la nave central. Está formada por seis lóbulos que se unen mediante un círculo central. Rodea a estos lóbulos una circunferencia decorada con motivo de soga. También tiene esta decoración por su parte interior, si bien tiene un arco más exterior, decorado con piezas cuadradas.

Rosetón de la cabecera    Rosetón de la cabecera desde el interior del templo

Los ábsides laterales, de perfil semicircular, no coinciden exactamente con las naves, pues son ligeramente más anchas. Esto se debe a la existencia de un transepto, cubierto con bóveda de cañón, perpendicular a las de las naves laterales.

Transepto norte   Transepto sur

Abside norte   Abside sur


Podemos encontrar dos puertas que dan acceso al templo. La más antigua la podemos encontrar en el muro derecho y permite acceder directamente a la nave lateral.

Puerta lateral y campanario

Está formada por dos arquivoltas que rodean un tímpano y un dintel lisos. Teniendo en cuenta que la puerta del muro oeste y también la de San Pedro presentan restos de policromía en el tímpano, podemos pensar que éste también estuvo decorado. Está datada en el último cuarto del siglo XII, por su afinidad a los modelos roselloneses en cuanto a su forma, si bien los motivos esculpidos le acercan a Ripoll.


La arquivolta exterior está decorada con un motivo helicoidal. En la parte interior hay unas palmetas. La arquivolta interior está decorada con elementos vegetales, que se entrelazan formando unos círculos en los que hay una palmeta.

Arquivoltas y capiteles de la puerta lateral

Detalle de la arquivolta interior   Detalle de la arquivolta interior


En los extremos de esta arquivolta vemos esculpidos a dos leones.

León de la arquivolta   León de la arquivolta

El capitel exterior izquierdo representa parejas de leones alados, que se muerden las alas, mientras que en el capitel interior se representaron motivos vegetales.

Capitel del lado izquierdo      Capitel del lado izquierdo

En el lado derecho encontramos parejas de monstruos enfrentados, que tienen cabeza humana y alas. En la parte central de cada cara, debajo del dado, vemos una cabeza de león, que muerde las alas de las bestias. En el capitel interior hay dos cuadrúpedos alados con una única cabeza humana, que lleva capucha y tiene la boca abierta. Dos cabezas humanas, situadas en la parte superior del capitel, muerden las alas de los cuadrúpedos y de su boca también salen dos tallos.
 

Capitel del lado derecho   Capitel del lado derecho

Capitel del lado derecho


Al lado de la puerta encontramos, empotrada en el muro una lápida. Desgraciadamente, con el paso de los años esta lápida ha sufrido una importante erosión, tal y como puede ver en las fotografías del 2010 y una del 2022.

Lápida en 2010   Lápida en 2022

La otra puerta se encuentra en la fachada oeste y nos presenta unas características más avanzadas en el tiempo, probablemente fue levantada a mitad del siglo XIII.


Está formada por dos arcos de medio punto en gradación, que rodean un tímpano liso, decorado con pinturas de factura posterior. El arco exterior, protegido por un guardapolvo liso, está formado por grandes dovelas, que tienen el ángulo redondeado. La arquivolta interior está decorada con un bocel segmentado por elementos cuadrados.


Ambos arcos se apoyan en dos parejas de columnas con capiteles decorados con motivos vegetales derivados del tipo corintio y con un estilo muy cercano al gótico. Los capiteles interiores tienen una cabeza humana debajo del dado central de cada cara.

Capiteles del lado izquierdo   Capiteles del lado derecho

Por encima de esta puerta destaca el gran ventanal, que corona la fachada. Como la puerta, fue abierto bien entrado en el siglo XIII y ya nos anuncia las formas características del gótico.


Está formada por un arco apuntado, que descansa en dos columnas con sus capiteles esculpidos. En el del lado izquierdo hay cuadrúpedos alados y con cabeza de pájaro. Con su pico se muerden las alas. Debajo del dado central hay un personaje o bestia que se lleva las manos en la boca. Al lado del capitel encontramos esculpida una cabeza de león. El capitel del lado derecho está decorado con dos aves que tienen la cabeza de un mamífero (¿un perro?). Por el resto de capitel vemos más cabezas de animal. Como en el lado izquierdo, junto al capitel encontramos una cabeza de león, muy erosionada.

Capitel y ménsula del lado izquierdo   Capitel y ménsula del lado derecho

El guardapolvo, también apuntado, se apoyaba en dos ménsulas, de las cuales sólo se conserva la del lado derecho, en forma de cabeza femenina.


El arco apuntado rodea un rosetón hecho con seis óculos. Por debajo hay cuatro arcos de medio punto, que se apoyan en tres columnas. Sus capiteles fueron sustituidos, pues resultaron dañados en el incendio de 1936 y actualmente se conservan en el Museo de Arte de Girona. Fueron restaurados y parcialmente reconstruidos por Francesc Marès. Desgraciadamente, en el sitio original se pusieron capiteles totalmente lisos y no una reproducción de los mismos. Los tres tienen una estructura similar a base de palmetas y otros elementos vegetales. En el dado central de uno de ellos se esculpió una cara humana, mientras que los demás tienen una flor de cuatro pétalos.

Capitel conservado en el Museo de Arte de Girona  Capitel conservado en el Museo de Arte de Girona  Capitel conservado en el Museo de Arte de Girona

En el brazo norte del transepto, podemos encontrar otra ventana, también de estilo gótico, pero mucho más simple.

Brazo norte del transepto    Ventanal gótico del transepto

 


En cambio, la del brazo sur del transepto es románica y espera a paciente que le llegue una restauración y limpieza. Está formada por tres arcos de medio punto en gradación.


El arco central está decorado con motivos vegetales entrelazados, formando círculos dentro de los cuales hay palmetas. Este arco descansa en dos columnas con los capiteles vegetales, si bien en el del lado derecho vemos un águila en cada ángulo. Los otros dos arcos descansan en una especie de friso decorado básicamente con motivos vegetales y entrelazados.
 

Detalle de la ventana del brazo sur del transepto   Detalle de la ventana del brazo sur del transepto

En la fachada oeste existen dos ventanas románicas, que iluminan las naves laterales. Están formadas por tres arcos de medio punto en gradación, que descansan en una imposta.

Ventana del muro oeste   Ventana del muro oeste

En la ventana del lado izquierdo, encontramos dos cabezas humanas debajo de la imposta. En el arco exterior vemos motivos vegetales a modo de capitel.

Detalle de la ventana norte de la fachada   Detalle de la ventana norte de la fachada

En cambio, en el lado derecho sólo se esculpieron motivos vegetales.

Detalle de la ventana sur de la fachada   Detalle de la ventana sur de la fachada

Tanto en el muro norte como en el muro sur se conservan numerosos canecillos esculpidos bajo la cornisa del tejado. En el muro sur casi todos son esculpidos y en ellas podemos ver una figura humana, algunas cabezas de animales, motivos vegetales y geométricos.

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido


En el muro norte, en cambio, predominan los canecillos lisos. Sin embargo, podemos ver algunas cabezas humanas, de animales, elementos vegetales y geométricos.

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido

Canecillo esculpido   Canecillo esculpido   Canecillo esculpido


El campanario se construyó en el sector suroeste, sobre el último tramo de la nave lateral, entre los siglos XVII y XVIII.